México es el país con más obesidad en el mundo, después de Estados Unidos. Tan sólo en el año 2014, la Secretaría de Salud dio a conocer 233 mil 603 casos nuevos en un rango de 20 a 59 años de edad. Sin embargo, las cifras del 2016 son alarmantes en pacientes de 1 a 14 años de edad teniendo una cifra de 35 mil 157  y 15 mil 626 en jóvenes de 15 a 19 años de edad, de nuevos casos.

En los últimos 25 años la obesidad invadió al país y con ello disparó enfermedades como la diabetes mellitus, la hipertensión arterial y las dislipídemias. La población mexicana ha engordado de más debido al consumo de alimentos procesados que tienen más grasas saturadas, azúcares y carbohidratos, y que al priorizar la cantidad y el tamaño de los alimentos, comemos más pero nos nutrimos menos.

Se comenta en el sector salud, que el niño que es obeso en edad pediátrica, tiene probabilidad de ser obeso en un 80% en la etapa adulta. Según los especialistas las causas de la obesidad infantil son poca o nula actividad física y la ingesta de alimentos hipercalóricos que son ricos en grasa, sal y azúcares, pero pobres en vitaminas y minerales. También aseguran los especialistas que un bebé puede ser obeso porque la madre es diabética o tiene algún otro problema metabólico, pero especialmente porque no le da leche materna.

Un niño obeso tendrá alteraciones metabólicas y aumento en la glucosa que lo llevarán a ser pre-diabético y en el futuro, diabético. Al incrementar sus niveles de colesterol y triglicéridos, en etapa temprana, en automático, habrán adultos con padecimientos crónicos vasculares, cardíacos, diabetes e hipertensión.

Son estos datos los que nos han impulsado a realizar este proyecto fotográfico: Obesidad, la pandemia que alcanzó a México, en la que participan Juan y Miguel Méndez, María Guerrero, Mirna Torres, David Trujillo, Magglhis Boada, Fernando López, Hermilo Granados, Luis Morales, Israel Chacato Zúñiga, Israel Zúñiga Morales, Ignacio Osorio, Juan Alvarez, Anel Tadeo, Ana Sofía Hernández, Martha Izquierdo, Martha Eva Ochoa, Hugo Díaz, Leyla Gutiérrez, Urania Córdova, Misael Sámano, Arturo Gamboa, Erik Contreras, Eduardo Urbina, Carlos Andrés Hernández y  Pedro Tena, en respuesta a una preocupación colectiva ante este problema de salud pública que cada vez nos alcanza más.

Encontramos que algunas de las principales causas están referidas a la deficiente dieta del mexicano, la preferencia por la comida chatarra, el uso de conservadores, ingredientes artificiales y el tratamiento químico en los alimentos. Asimismo las presiones socioeconómicas de la vida laboral, el aceleramiento del ritmo de vida urbana y el proceso de aceptación indiscriminadamente de alimentos chatarra provenientes de otras culturas, como la estadounidense, que han cambiado  las costumbres y los hábitos de la buena cocina nacional.

En la presente exposición queremos invitar a los observadores a reflexionar sobre los daños en la salud pública y los efectos colaterales que la obesidad conlleva. Es deber de cada uno, cuidar nuestra salud y evitar en lo posible que esta pandemia continúe y se expanda.

Dr. Juan A. Álvarez Barra