24 El río Grijalva de los barrancos. Foto MF, archivo AHFET, y texto de Ciprián Cabrera Jasso
24 El río Grijalva de los barrancos. Foto MF, archivo AHFET, y texto de Ciprián Cabrera Jasso

Se cumplen diez años de la inundación de 2007. Ya es sabido, a raíz de este suceso que puso a Villahermosa en la lista de catástrofes internacionales, se decidió como medida preventiva cancelar la vista del majestuoso río Grijalva, testigo histórico de los sucesos de la capital del Estado. Por ello hemos decidido recuperar la mirada, traerlo a la memoria, no sólo como el temido caudal de aguas desbordantes, sino también, como el sujeto literario y figura icónica que es; con la esperanza de contribuir a la reflexión y estimación del valor de nuestro río, parte del patrimonio cultural-natural de los que habitamos este trópico de aluvión. Las páginas culturales puntodereunion.com.mx y eraseseunavezuncuentoenlinea.mx  suman esfuerzo y dedican una postal diaria en este mes de octubre, denominadas #Grijalvamente, en las que se retomarán la imagen de la foto y la imagen del poema de diversos autores que a lo largo de más de una siglo lo han representado. Más allá del orden cronológico se propone con estas postales un art combinatoria: diálogo en el tiempo con diversas voces sobre un personaje. El río Grijalva que discurre frente a Villahermosa, ciudad del Sureste mexicano, nace a más de 4 mil metros de altura en Guatemala. Ha tenido varios nombres a lo largo de los siglos, se dice que los mayas de la región lo llamaban Tavasco, los conquistadores lo rebautizaron en honor al explorador europeo que lo exploro por primera vez: río Grijalva. Con este nombre, el próximo año 2018, cumplirá 500 Años.

 GALERIA DE POSTALES

Compartir
Artículo anteriorExpoventa de piñatas en Paraíso
Artículo siguienteVuelve Guillermo del Toro y su “Cronos” a Villahermosa

Puntodereunión (Enero de 2016) es una revista cultural en línea que concentra su atención periodística en el encuentro contemporáneo entre las culturas, las ideas, el arte y la ciencia en el Tabasco y el Sureste. En sus temas -dentro de lo posible y según sus posibilidades- se pepena la inmediatez viral en la redes sociales, se da cuenta del diarismo de la agenda cultural según lo dictan la actividad de las instituciones y organismos alternativos, y el periodismo cultural entendido como actividad reflexiva, como investigación y diálogo que toma su tiempo y distancia. En resumen, periodismo cultural como punto de reunión propuesto para pensar con emergencia lo que acontece pero también para la convivencia entre las distintas prácticas culturales.