Como ya es costumbre, el Gobierno del Estado de Tabasco, a través del Festival Cultural Ceiba otorgó la estatuilla Savia del Edén a un personaje de la cultura cuyo nombre mantuvo en hermetismo hasta la noche de la entrega. En esta ocasión, la noche del sábado 14 de octubre en el Teatro Esperanza Iris, lo recibió: Biby Barragán de Gaytán.

“‘Es un honor haber recibido tan prestigioso reconocimiento’ -dicen que expresó-, la primera bailarina tabasqueña quien recibe la Savia del Edén, en el marco del XI Festival Cultural Ceiba 2017”, premio que acarrea la antipatía en medios del secretismo impuesto desde el 2013.

Sin embargo, más que una expectación, la estrategia de reservar hasta el último momento el nombre del personaje que recibirá el reconocimiento, deja ver que en realidad con la secrecía se evitan los polémicos encontronazos mediáticos sobre si lo merece o no, o los linchamientos políticos en redes, como los que ya se han originado con otras decisiones como la propuesta de pensión vitalicia que se le otorgaría desde el erario público a la “Chaparrita Oro”.

Hasta ahora los premiados por la actual administración son Biby Barragán de Gaytán 2017, Villahermosa Martín Aguilar 2016, Jorge Priego Martínez 2015, Regina Torné 2014 y Dora María 2013.

Cómo en las ocasiones anteriores, la premiación se convierte en sorpresa momentánea pero no alcanza a convertirse en un reconocimiento pleno pues alrededor de la figura cultural, y de la entrega misma, no se elabora ningún folleto con semblanza que establezca la trayectoria e importancia de la figura homenajeada para la cultura en Tabasco, o algún impreso que se distribuya entre la población, por lo menos, al público que asiste a las sedes del Festiceiba. Las restricciones y la falta de estrategias de proyección del reconocimiento, convierten a la ceremonia en una entrega más.

El Premio Savia del Edén, la llamativa pieza del escaparate cultural local que tiene el gobierno choco, no ha escapado al famoso uso del trampolín político-cultural como ocurrió en el 2012 cuando la entonces directora del IEC, Norma Lilí Cárdenas, lo entregó a Consuelo Sáizar, directora del CONACULTA. Con este amarre, la funcionaria aseguraba su salida y proyección internacional como representante de la poesía en Tabasco.

De ese año 2012, sin embargo, el último del periodo granierista –cuya cabeza  principal caería luego en desgracia política, encarcelamiento incluido- hay que recordar las cifras de los dineros que el gobierno tabasqueño invertía en el festiceiba, y fueron dados a conocer en medios locales y nacionales: 40 millones de pesos, de los cuales el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (CNCA) aportaba un millón 678 mil 390.

A todas luces se trata de una cifra bastante importante si se compara con el monto del presupuesto actual: 10 millones de pesos -aproximadamente-, de los cuales 394 mil 480 pesos fueron aportados por la Secretaria de Cultura federal.

De acuerdo con la Agenda Cultural del IEC la estatuilla Savia del Edén es un “ícono del Festival Ceiba”. Fue diseñada por el arquitecto Ventura Marín Azcuaga y su entrega se institucionalizó para reconocer a distinguidas personalidades del medio cultural y artístico.

“Simboliza la cultura universal, representada por una mujer joven, de la cual fluye el agua caudalosa de nuestros ríos, fuente de vida y de color, que retroalimenta al mundo para establecer una comunicación vital que le permite al hombre actuar, soñar y crear”. Desde el año 2003 -al 2016- se han entregado 20 preseas a: Sergio Iván Trujillo, Miguel Ángel Gómez Ventura, Leticia Palma, Sergio Olhovich, Celestino Gorostiza, Dolores del Río, Andrés Henestrosa, Juan Soriano, Daniel Ponce Montuy, Gabriel García Márquez, Berta Taracena, Ignacio López Tarso, Felipe Cazals, Alicia Alonso, Agenor González Valencia, José Luis Cuevas, Consuelo Saízar, Dora María, Regina Torné y Jorge Priego Martínez.

En sus primeras entregas, la presea Savia del Edén se otorgaba a cuatro personajes: uno local, dos nacionales y uno internacional, con el objetivo de posicionarla como un premio de importancia. El impulso decayó y terminó entregándose sólo un ejemplar, por lo que nunca ha alcanzado el renombre de otras preseas como las que otrora cimbraban la comunidad cultural, universitaria y mediática de Tabasco como el Juchimán de Plata que hasta el 2016 entregó la UJAT y este año, sin aviso, canceló.

En materia de reconocimientos, y durante los tiempos de bonanza hasta el 2016 fueron tres las preseas de renombre que se entregaban en Tabasco: el Juchimán de Plata y el Malinalli, por la UJAT y la Savia del Edén por el Gobierno del Estado. Aún no es un hecho, pero ha trascendido medios universitarios que, la presea Malinalli –diseño del escultor Sebastián- que se entregaba en el marco de la Feria Universitaria de Libros FUL Tabasco, correrá la misma suerte que el Juchimán de Plata.

Al cierre, cronistas involuntarios comenta que: sin duda este XI Festival Cultural pasará a la historia por ser el primero donde se abuchea a su paso a un gobernador como respuesta a su retraso, abucheo que se replicó con la rechifla que el público le propinó a la homenajeada  al grito de !!Musica, música, música!!!

OTROS PREMIADOS:

Biby Barragán de Gaytán 2017

Villahermosa Martín Aguilar 2016

Jorge Priego Martínez 2015

Regina Torné 2014

Dora María 2013

2012 Consuelo Sáizar

2011 cancelado por las inundaciones

2010 cancelado por las inundaciones

2009 cancelado por las inundaciones

2008 cancelado por las inundaciones

2007 José Luis Cuevas, Alicia Alonso, y a los tabasqueños Leandro Sánchez y Agenor González Valencia

2006 Gabriel García Márquez y Berta Taracena, López Tarso y Felipe Cazals

2005 Juan Soriano 

Compartir
Artículo anteriorTodo listo para el inicio la XI edición del Festival Cultural CEIBA
Artículo siguienteEl agua y su relación con los mercados
Juan de Jesús López es escritor, periodista y fotógrafo nacido en Cárdenas, Tab., México (27 de marzo de 1967). Tiene publicado los libros de poesía Turuntuneando (UJAT/2005), de fotografía Ruega por nosotros (UJAT/2011), y de ensayo La fabulación del trópico en ruinas. Tres poetas en Tabasco (por aparecer bajo el sello del IEC/2017). Como escritor, su formación la inició en los talleres literarios de Tabasco y la continuó en el Diplomado de Literatura de la UJAT (UJAT-Sociedad de Escritores de Tabasco 1998). Sus trabajos literarios, ensayísticos y periodísticos aparecen en revistas y antologías literarias: José Carlos Becerra. Los signos de la búsqueda (CONACULTA/ UJAT/ 2002), Cartonistas de indias y poetas (IV Comité Regional de la CONALMEX/UNESCO/ 2002), Férido Castillo. Surco a la luz (UJAT/ 2003), Bajo la mirada de la ceiba. Artistas plásticos de Tabasco (UJAT/ 2006), Lengua de trapo. Doce relatos políticos jamás leídos en Tabasco (PACMYC/ 2006) Erase una vez un cuento. Compendio General del Cuento en Tabasco II (PACMYC/ 2010), Mujeres de miel (Gobierno del Estado/ IEC/ 2010), La importancia de llamarse Gabriela (Arqueros del viento/ 2012). Por el lado de la creación fotográfica sus estudios formales los inició en el Diplomado de Fotografía de la UJAT (UJAT 2008) y los continuó en el Diplomado de Fotografía del Centro de la Imagen de Tabasco (CONACULTA-IEC 2011). Ha participado en varias exposiciones colectivas entre las que destacan: Intromisiones (CCV/2007), Expresiones encontradas (Instituto Juárez/ UJAT/ 2009), Revolucionarios de hoy (Instituto Juárez/ UJAT/ 2010), 11/20 Muestra de fotografía contemporánea tabasqueña (Instituto Juárez/ UJAT/ 2011) y Refugio de luz. Muestra de fotografía estenopeica (Refugio de la luna/2012). En el 2012 fue seleccionado para la exposición colectiva itinerante Arte Visual 15 que recorrió su estado natal, también integró en las muestras colectivas Identidades. Intercambio de Artes Visuales Tabasco-Cuba (en 2013), y Fotografía Contemporánea F4CTORES (en 2014), ambas preparadas por la UJAT. En 2016 fue seleccionado con su políptico Cuando ocurre lo que mira el que vive. Petrofabulaciones, en el 4to Encuentro Contemporáneo de Artes Plásticas Sur-Sureste (Secretaría de Cultura Federal/IEC, 2016) Actualmente, realiza una investigación sobre la historia de la fotografía en Tabasco que se titula Miraoyo, apuntes para una cronología de la fotografía en Tabasco. En el diarismo cultural ha colaborado en las revistas culturales CasatomadA, Lunes Especial, Tierra Adentro, Gaceta Universitaria de la UJAT, Presencia, Signos de la UPCh, y en periódicos villahermosinos como El Sureste de Tabasco, Milenio Tabasco, Diario de Tabasco y Liberación Tabasco. Sus primeras colaboraciones aparecieron en la primer revista literaria creada en Tabasco en 1997: CasatomadA, y en 2015 funda y dirige la revista cultural en línea puntodereunion.com.mx En 2017, cumplió 20 años de trabajo en el oficio del periodismo cultural y medio siglo de vida, pero eso, ya es otro asunto.