La escritora tabasqueña Rosario Ramírez nació como poeta el 7 de agosto de 1980. Así lo menciona el colofón -especie de acta de nacimiento- del poemario Reflejo de lo oculto, publicado por FONAPAS Tabasco. Los textos fueron acompañados en interiores con las litografías realizadas por el grabador michoacano Gilberto Ramírez. Casi cuatro décadas después, en 2016, publica el libro con el que cierra su trayectoria que consiste en el repaso cartográfico sobre la muerte de amigos, familiares y poetas admirados: La otra piel. Este fue su último libro que publicó en vida y es un canto a la amistad y la muerte, que son las dos caras de la moneda de la vida. «He sufrido muchas muertes y hay muertes que marcan, como la de dos o tres familiares, una hermana de sangre muy querida, y la de muchos amigos como Bertha, Panito, Teo», pero también incluye poemas con los que celebra la amistad en vida de los que están con vida. Como en aquel libro primerizo, en este que fue impreso por la UJAT, también acompañaría sus poemas con pinturas y viñetas de la pintora tabasqueña Perla Estrada. A manera de homenaje, presentamos aquí las obras que Estrada aportó para el libro de su amiga.

Compartir
Artículo anteriorCharito, mi amiga
Artículo siguienteAbrazo desde la nostalgia para Rosario Rodríguez, queridísima mía
Perla Estrada [del Río] nació en Cárdenas, Tabasco, un 10 de septiembre. Su primer maestro fue el pintor michoacano Jorge del Moral, con quien comenzó sus estudios de artes plásticas en 1985 en la ciudad capital de Tabasco, Villahermosa. Su primera exposición individual la realiza en 1989 en la Galería de Arte Tabasco –hoy desaparecida- y desde entonces mantiene una trayectoria ascendente con numerosas exposiciones individuales y colectivas en galerías de su estado, su país, y recintos de países latinoamericanos. Ha recibido reconocimientos como el primer lugar en la Bienal Sureste de Artes Plásticas cuyo jurado lo integraron los pintores Luis Nichizawa, Alberto Beltrán y Arturo García Bustos.