Dentro de la gran variedad de temas abordados por el maestro Hermilo Granados: retratos, embajadoras, paisajes, tradiciones y arquitectura de Tabasco, destacan sus paseos por las calles de Villahermosa a la que siempre le encuentra ese detalle de paisaje natural, la nostralgia histórica en el rincón menos esperado, la chispa ironica e involuntaria de sus habitantes, la querencia de pueblo antiguo a mitad de la armazón de concreto, sus mujeres, el estallido de sus árboles primaverales, el vestigio inmemorial, la cantina familiar. Es por decirlo de alguna manera, un fotógrafo clásico que no busca el asombro sino la reverencia hacia una ciudad que hace mucho tiene los tufos y malquerencias de toda ciudad moderna, pero que a sus ojos sigue siendo villa y hermosa. Granados es leyenda dentro la fotografía contemporánea tabasqueña. Heredó de su padre el negocio de la venta de artículos fotográficos y fundó una de las casas fotográficas más importante de la región sureste Foto Fácil, y también es reconocido como fotógrafo social con su estudio fotográfico Galart Fotografía Profesional fundado en 1980. Desde un principio, en el año 1988, al ocurrir la revolución de la imagen digital, emprende el estudio de los equipos, programas de edición de imágenes y la teoría general de esta nueva corriente y de hecho es el primer fotógrafo que expone una foto digital en una galería villahermosina, cuando muy pocos se atrevían o aceptan la imagen de pixeles (Puntodereunión/JJL)

 

Compartir
Artículo anteriorTabasco: reino natural de la luz, el agua y el verde
Artículo siguienteRecorrido por la belleza tabasqueña a través de la fotografía de Hermilo Granados
Hermilo E. Granados Carrillo nació en la Ciudad de México en 1944. Contador Público por la UNAM. Radica en Tabasco desde 1967. Es socio fundador de la Asociación de Catedráticos de la Escuela de Contabilidad, Administración y Economía, de la UJAT. En 1973 asistió a su primera Convención de Fotografía Profesional en Dallas, Texas. Después de retratar a familiares y amigos abre su primer estudio fotográfico de manera formal en 1980, mismo que traslada a Galerías Tabasco y que denomina Galart Fotografía Profesional. En este centro comercial ha presentado durante más de 25 años la exposición con los retratos de las embajadoras de la Feria de Tabasco. Desde un principio, en el año 1988, al ocurrir la revolución de la imagen digital, emprende el estudio de los equipos, programas de edición de imágenes y la teoría general de esta nueva corriente. Ha participado en múltiples exposiciones y su obra aparece en varios catálogos colectivos. Actualmente colabora con el grupo Enfocarte, integrado por fotógrafos profesionales. Desde 2000 es asesor de la Sociedad de Fotógrafos Profesionales del Estado de Tabasco, S. C.