Buenas Noches

Saludo en primer término al Sr rector de nuestra Universidad, el Dr. Juan Manuel Piña Gutiérrez; a los funcionarios, familiares, amigos y artistas de la imagen, que han acudido esta noche para ser testigos del homenaje a un gran personaje de Tabasco, a un hombre que es sinónimo del arte fotográfico en todos los sentidos, un ser que vive -como dijera José Gorostiza-, ahíto de una pasión que no mengua, una pasión que respiró casi genéticamente, que lo ha convertido en un hombre que representa muy bien la premisa que estableció el fotógrafo español Miguel Pereira:  “Es esencial que la pasión por ser fotógrafo te queme por dentro.”

Y esa sensibilidad y naturaleza es que la que ha movido desde su juventud a Hermilo Granados: al fotógrafo, al empresario, al promotor, el hombre generoso que conjuga con su poética visual todos los tiempos, presente y pasado, espíritu y materia de esta sociedad. Desde la realidad de sus creaciones ha logrado precisar una manera de ver el mundo, los rostros, las sonrisas, el paisaje, el alma de cada instante que fija para siempre.

La UJAT se congratula de reconocer esta noche a Hermilo Granados, al hombre, al virtuoso de la imagen que “mira…luego existe”.

Gracias Maestro Hermilo Granados por aceptar este homenaje.

II

Pasamos pues, ahora, a la mesa redonda en la que tendremos la oportunidad de escuchar la visión que de nuestro homenajeado tienen tres maestros de la imagen en Tabasco: los también fotógrafos: la profesora Miraldeyi  Marín Amézquita, Arturo Fernández León, y el escritor y periodista cultural Juan de Jesús López. A quienes agradecemos su participación.

*Texto leído durante el homenaje ofrecido al fotógrafo tabasqueño el 1 de septiembre de 2017, por la tarde noche, en el Instituto Juárez