La fotografía de película, ha muerto

En el mundo de la virtualización de las imágenes se dan la mano lo magistral con lo banal, sin embargo, la fotografía ha alcanzado una gran democratización con su renacimiento digital, señaló el fotógrafo Hermilo Granados en su charla sobre la Historia de la fotografía.

Al final de un largo recorrido que inició en el año mil de nuestra era con la cámara oscura, Granados Carrillo (nacido el 3 de febrero de 1944) sostuvo que, del mismo modo que en los años cuarenta del siglo 19 –cuando se dijo que la fotografía significaba la muerte de la pintura-, ahora se puede decir con toda casi total seguridad que la fotografía de película, ha muerto.

El master en fotografía por la Sociedad Mexicana de Fotógrafos Profesionales se refería, claro, a la muerte de la fotografía llamada análoga que durante más de setenta años se sustentó en los haluros de plata y a color, la de los clásicos rollos de 35 mm y en el trabajo de revelado en laboratorio químico.

La visita guiada por esta mínima historia del arte de la lente ofrecida por el decano de la retratística local se pudo escuchar en uno de los salones del Centro Cinematográfico del Sureste, aunque se convocó para el Centro de la Imagen (CIT), que aguantó entrega pero sigue en las mismas condicione de hace un año: fotógrafos y funcionarios siguen pidiendo posada porque el sistema de aire acondicionado se mantiene en estado de ya veremos.

De los murales de mosaicos a los murales de pixeles

Cómo sea, la asistencia a la  charla fue más que buena. A las 7 y media de la noche estaban cómodamente sentados cerca de 25 personas pero al término de la charla el salón estaba repleto y muchas tuvieron que acomodarse de la mejor manera.

El largo relato salpicado de buen humor por el fotógrafo tabasqueño arrancó con los murales de Pompeya, donde para gusto de Granados se encuentra el antecedente de la fotografía de los pixeles. De acuerdo con él, ahí está de manera metafórica el antecedente de la imagen digital pues aquellos retratos se realizaron con miles de pequeños mosaicos tal y cómo ahora lo hacen los pixeles desde el sensor.

Pero si algo distingue a la humanidad es su obsesión por la imagen que se inicia en las cavernas y llega hasta nuestros días, dijo el fundador de la casa comercializadora Foto Fácil, empresa que desde 1969 pudiera tomarse como el acta de nacimiento de la fotografía popular en Tabasco, aunque para la fotografía artística no fue suficiente y esta tendría que esperar muchos años más.

El desarrollo de la cámara  la foto de arte

La charla se dividió básicamente en dos partes: el desarrollo de la cámara y la fotografía como arte. Sobre el primer tema, propuso un recorrido por los antecedentes como el desarrollo de la Cámara Oscura que fue muy utilizada por pintores prestigiados como Veermer, la misma que llegó México en 1799 con Catherwood para hacer los dibujos de las ruinas mayas.

En ese mismo sentido revisó brevemente la cámara lúcida con la que se dio un gran avance y surgió lo que se llamo “Fizionetrazo”. Por último, llegó  a la fecha del advenimiento: el 17 de enero de 1826, cuando Nicéphore Niepce hace la primera fotografía, con aquella imagen que tomó más de ocho horas y aún se conserva.

Por supuesto, se detuvo en el daguerrotipo y su creador: Jacques Louis Mandé Daguerre, que en 1839 hiciera público la cámara daguerriana y su proceso para la obtención de fotografías sobre una superficie metálica cubierta de plata pulida, proceso al que denominó Daguerrotipo. Luego vino Talbot, que propone la versión de negativo y positivo, la reproducción múltiple sobre papel, y Hércules Florence quien utiliza por primera vez la palabra fotográfica.

Mucho dinero y mucho tiempo libre

En sus inicios la fotografía estaba lejos del común, solo la usaban la gente con mucho dinero y que tenía mucho tiempo libre, dijo el empresario fotográfico. Este elitismo desaparecería en la historia de la fotografía a través de varios periodos de popularización, primero con el Colodión Húmedo, luego con la Kodak, y ahora con lo digital.

Granados Carrillo concluiría su charla diciendo que la fotografía ha alcanzado una gran democratización con su renacimiento digital, y con ese fin presento a manera de sugerencias algunas páginas y autores que han ganado renombre a través de las redes y blogs en la Internet. El aplauso fue, merecido y abundante.

Al final de la charla, el coordinador del CIT, Ignacio Osorio, adelantó que se hará una exposición colectiva en el Centro de la Imagen Tabasco en homenaje al maestro Héctor García, recién fallecido, y una mesa redonda en torno a su vida y su obra. Sobre la exposición comentó que la invitación es para todos los fotógrafos pero en especial para los fotoperiodistas, y que los interesados en participar pueden ponerse en contacto con Osorio Pedrero o directamente en el CIT.

 

*La conferencia ocurrió en septiembre de 2012 y este texto fue publicado en mismo mes y año Milenio Tabasco

Compartir
Artículo anteriorGalería de las flores más bellas
Artículo siguienteTabasco: reino natural de la luz, el agua y el verde
Juan de Jesús López es escritor, periodista y fotógrafo nacido en Cárdenas, Tab., México (27 de marzo de 1967). Tiene publicado los libros de poesía Turuntuneando (UJAT/2005), de fotografía Ruega por nosotros (UJAT/2011), y de ensayo La fabulación del trópico en ruinas. Tres poetas en Tabasco (por aparecer bajo el sello del IEC/2017). Como escritor, su formación la inició en los talleres literarios de Tabasco y la continuó en el Diplomado de Literatura de la UJAT (UJAT-Sociedad de Escritores de Tabasco 1998). Sus trabajos literarios, ensayísticos y periodísticos aparecen en revistas y antologías literarias: José Carlos Becerra. Los signos de la búsqueda (CONACULTA/ UJAT/ 2002), Cartonistas de indias y poetas (IV Comité Regional de la CONALMEX/UNESCO/ 2002), Férido Castillo. Surco a la luz (UJAT/ 2003), Bajo la mirada de la ceiba. Artistas plásticos de Tabasco (UJAT/ 2006), Lengua de trapo. Doce relatos políticos jamás leídos en Tabasco (PACMYC/ 2006) Erase una vez un cuento. Compendio General del Cuento en Tabasco II (PACMYC/ 2010), Mujeres de miel (Gobierno del Estado/ IEC/ 2010), La importancia de llamarse Gabriela (Arqueros del viento/ 2012). Por el lado de la creación fotográfica sus estudios formales los inició en el Diplomado de Fotografía de la UJAT (UJAT 2008) y los continuó en el Diplomado de Fotografía del Centro de la Imagen de Tabasco (CONACULTA-IEC 2011). Ha participado en varias exposiciones colectivas entre las que destacan: Intromisiones (CCV/2007), Expresiones encontradas (Instituto Juárez/ UJAT/ 2009), Revolucionarios de hoy (Instituto Juárez/ UJAT/ 2010), 11/20 Muestra de fotografía contemporánea tabasqueña (Instituto Juárez/ UJAT/ 2011) y Refugio de luz. Muestra de fotografía estenopeica (Refugio de la luna/2012). En el 2012 fue seleccionado para la exposición colectiva itinerante Arte Visual 15 que recorrió su estado natal, también integró en las muestras colectivas Identidades. Intercambio de Artes Visuales Tabasco-Cuba (en 2013), y Fotografía Contemporánea F4CTORES (en 2014), ambas preparadas por la UJAT. En 2016 fue seleccionado con su políptico Cuando ocurre lo que mira el que vive. Petrofabulaciones, en el 4to Encuentro Contemporáneo de Artes Plásticas Sur-Sureste (Secretaría de Cultura Federal/IEC, 2016) Actualmente, realiza una investigación sobre la historia de la fotografía en Tabasco que se titula Miraoyo, apuntes para una cronología de la fotografía en Tabasco. En el diarismo cultural ha colaborado en las revistas culturales CasatomadA, Lunes Especial, Tierra Adentro, Gaceta Universitaria de la UJAT, Presencia, Signos de la UPCh, y en periódicos villahermosinos como El Sureste de Tabasco, Milenio Tabasco, Diario de Tabasco y Liberación Tabasco. Sus primeras colaboraciones aparecieron en la primer revista literaria creada en Tabasco en 1997: CasatomadA, y en 2015 funda y dirige la revista cultural en línea puntodereunion.com.mx En 2017, cumplió 20 años de trabajo en el oficio del periodismo cultural y medio siglo de vida, pero eso, ya es otro asunto.