Compartimos la versión pdf de la novela La princesa de la luna de Sheila Dorantes, que retomamos de las publicaciones de la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco (UJAT) http://publicaciones.ujat.mx/culturales/ Con su primera novela,  La princesa de la luna, la tabasqueña nos lleva a través de un viaje en el tiempo y el espacio para visitar a los antiguos reinos precolombinos:  mayas y olmecas. Sus personajes se embarcan en una aventura que nos conduce en la búsqueda de respuestas para los enigmas que se han planteado por años los estudiosos de la culturas:  preguntas que, ni la autora ni sus personajes; ni nosotros -sus lectores-, encontraremos todas las respuestas. Nadie las ha encontrado todavía, pero Sheila aventura sus propias teorías en la trama ficcional que teje en las páginas de Un extraño regalo.

La princesa de la luna, novela de Sheila Dorantes

*Ana Livia Salinas González es Lic. en Diseño de la Comunicación Gráfica. Ha estudiado dos diplomados de creación literaria y una maestría en periodismo político. Es directora de la Escuela de Escritores “José Gorostiza” desde 2013. 

Compartir
Artículo anteriorCelebran la sabiduría de las danzas circulares
Artículo siguienteLa pintura de un mundo que se anhela
Sheila Dorantes de Monterde nació en Agua Dulce, Veracruz, el 1 de noviembre de 1934 y radica en Tabasco desde los seis años. Es pintora y escritora, Se inicia en la literatura a los 45 años en el primer taller literario que se ofrece en Tabasco en 1979 –formación que interrumpe-, y a los 55 se inicia en los oficios de la pintura en la Casa de Artes de Tabasco al tiempo que retoma su formación literaria, publicaría su primer libro tras una larga formación en talleres literarios locales a los 77 años. En 2011 publica su primera novela La princesa de la luna, impresa bajo el sello de la UJAT y en 2014 publica su segundo relato extenso Un extraño regalo, bajo el sello del Instituto Estatal de Cultura de Tabasco (IEC). En el campo de las artes visuales es pintora con larga trayectoria en su terruño donde ha presentado 23 exposiciones individuales y un sinfín de exhibiciones colectivas. Cursó de manera formal los cuatro años del taller de pintura de la Casa de Arte de Tabasco, en la zona cultural CICOM y, si bien participa poco o casi nada en los concursos y bienales, en 1983 obtiene el primer lugar de pintura dentro del concurso estatal que convoca el Gobierno del Estado con motivo de la Feria Tabasco.