En este mes de julio se celebrarán 130 años del nacimiento de Marcel Duchamp, artista francés que puso patas arriba al arte y a la idea que se tenía sobre este, nos recuerda el fotógrafo Carlos Portillo desde su cuenta de instagram @solodelacruz, donde comparte su modesto homenaje camotoso al gran Marcelo el mago del ready-made.

“‘Sería estúpido discutir acerca de su belleza o su fealdad, tanto porque no son obras sino signos de interrogación o de negación. El ready-made no postula un valor nuevo: es un dardo contra lo que llamamos valioso. Es crítica activa: un puntapié contra el llamado arte sentado en un pedestal de adjetivos’. Así se expresaba Octavio Paz en el libro Apariencia Desnuda dedicado a la obra de Marcel Duchamp”.

Como se sabe, Marcel Duchamp fue un artista francés especialmente conocido por su actividad artística, su obra ejerció una fuerte influencia en la evolución del movimiento pop en el siglo XX, nació el 28 de julio de 1887 y falleció 2 de octubre de 1968.

De inmediato nos pusimos en contacto con este autor que se define a sí mismo como un monero, historietista y algo de fotógrafo, para que autorizase reproducir el videito en este puntodereunion. Petición que, amable y generoso, aceptó.

El medio que Portillo usa para difundir este tipo de trabajos se llama EL K-mo-T INVISIBLE y lo define como “Mamotreto independiente de plataformas tangibles e intangibles” para el que damos los créditos correspondientes y referencias para conocer más de su trabajo en redes sociales. Facebook: EL K-mo-T INVISIBLE e Instagram: El Camote Invisible  @elcamoteinvisible

 

Compartir
Artículo anteriorCruzar de almas, belleza y calamidad
Artículo siguienteCelebran la sabiduría de las danzas circulares
Puntodereunión (Enero de 2016) es una revista cultural en línea que concentra su atención periodística en el encuentro contemporáneo entre las culturas, las ideas, el arte y la ciencia en el Tabasco y el Sureste. En sus temas -dentro de lo posible y según sus posibilidades- se pepena la inmediatez viral en la redes sociales, se da cuenta del diarismo de la agenda cultural según lo dictan la actividad de las instituciones y organismos alternativos, y el periodismo cultural entendido como actividad reflexiva, como investigación y diálogo que toma su tiempo y distancia. En resumen, periodismo cultural como punto de reunión propuesto para pensar con emergencia lo que acontece pero también para la convivencia entre las distintas prácticas culturales.