La violencia, la farsa, la protesta, lo efímero y la memoria, son algunos de los elementos que cruzan la producción visual de Querétaro actual: Piedad Martínez

Con motivo de la celebración del santo patrono fundacional de Villahermosa, San Juan Bautista, se cortó listón en el Centro Cultural Villahermosa de dos exposiciones llegadas de Querétaro que resumen la producción visual más reciente de aquella región. El muestrario, al mismo tiempo que atrajo la atención de fotófilos e imagenólogos representó un desconcierto para las percepciones habitualizadas del público común que asistió al recinto que ilustró a la perfección el maestro de ceremonias, quien no atinaba a designar si aquello que se presentaba era una exposición pictórica, de artes reciclables o de objetos distópicos: escombros, cuadros, libros dañados, videos, pancartas, maderas talladas, grabados, pinturas. En cualquier caso, el muestrario queretano despertaba la curiosidad y las obligadas selfie de los recuerdo.

Las salas de la planta alta y baja del recinto villahermosino fueron ocupadas por las piezas del trabajo oriundo de Querétaro: en la planta baja se dio cabida a los noveles autores bajo el nombre de “Arte Contemporáneo. Edición 17” y en la plata alta a los productores de oficios clásicos reunidos bajo el título “Arte de Querétaro. Tocar la materia”, ambas bajo la curaduría y montaje de Piedad Martínez, artista y funcionaria cultural en aquel estado.

El conjunto, se puede anotar a manera de aproximación, más que una exposición de artes visuales es una compilación de prácticas de construcciones visuales contemporáneas, piezas en las que el rastro de lo fotografiado y de la “idea creativa”, los objetos y el cuerpo del productor tienen presencia, espacios pictóricos donde más que el humor tiene cabida la farsa, donde el imperio de la imagen sobre la palabra se vuelve catarsis destructible para ser, precisamente, imagen objetual. Donde el proceso de una idea visual encuentra diversas transferencias, la construcción efímera, el registro fotográfico y el video del hecho.

Artes visuales de Querétaro portada
Destrucción Teledirigida, instalación pictórica de Gustavo Villegas

ARTE CONTEMPORÁNEO. EDICIÓN 17

Querétaro es, actualmente, una de las ciudades del centro del país con más movimiento cultural. Recibe al año la llegada de aproximadamente 24 mil personas provenientes principalmente de la Ciudad de México y de otros estados como Guanajuato, San Luis Potosí y Monterrey. Al mismo tiempo una gran cantidad de gente ha emigrado. Este ha sido uno de los factores que ha incidido en que la ciudad se enriquezca de una heterogénea oferta de actividades culturales y prácticas artísticas.

Arte Contemporáneo. Edición 17, es sólo una muestra de lo que se está produciendo hoy en la ciudad de Querétaro. Han surgido nuevas generaciones y nuevos espacios de formación que han ayudado a nutrir los discursos, a generar nuevas formas, a trabajar con nuevas interrogantes y aproximaciones al entorno inmediato. Nos hemos vuelto críticos con nosotros mismos, hemos intentado trabajar más allá de la perfección de la técnica, del manejo del color, del dominio de la forma. Y si bien, aún con todos estos esfuerzos vamos atrasados en relación a otros estados del país, buscamos ser coherentes y consistentes. Nos perfilamos hacia la construcción de narrativas y discursos visuales que buscan responder a las exigencias del Arte Contemporáneo nacional.

Es así que en esta exposición hay artistas de reconocida trayectoria y artistas aún en proceso de formación, los elementos en común son la calidad de la factura y solidez del discurso. La muerte, los muertos, la sátira, los miedos, la destrucción, los espacios íntimos, las ciudades, los imaginarios, la autorepresentación. Así de múltiple y compleja es la producción de una ciudad cada vez más atractiva y estimulante, pero también en proceso de definición.

texto de Piedad MG, junio 2017

En resumen una doble exposición que muestra lo que se hace y produce en Querétaro, que guarda parecidos pero tiene diferencias en el discurso y el lenguaje, en las intenciones de cada agrupación visual, enfatizó la especialista que viajó desde su estado con decenas de kilos de ladrillos y escombros “originales” de las piezas.

-Arrastrar con el duelo y el cadáver.

-Claro, porque el cuerpo, el objeto en este caso tiene memoria, tiene historia.

De acuerdo con la curadora, “Arte de Querétaro. Tocar la materia”, conjunto que se presenta en la planta alta del CCV tiene que ver con los trabajos manuales, donde se mete el cuerpo –no en términos de gestualidad- sino dentro de ese viejo pero siempre renovado concepto de oficio, con un discurso contestatario como las artes gráficas. Otro rasgo que distingue a este grupo de autores es la edad: Gerardo Esquivel, es un artista de 80 años, aunque lo acompaña David Manzanares, un chavo de 27 años “que desde la silla genera formas”.

-En el grupo Tocar la materia, el recorrido inicia con una pieza escultórica Coyolxahuqui, mixta de David Manzanares, una diosa desmembrada, ¿qué tanto se hace alusión a la atrocidad de nuestros días?

-Creo en nuestra época contemporánea al ver un cuerpo desmembrado de inmediato hace alusión a lo que sucede en México, en este caso a pieza de David es una diosa náhuatl y quizá la presentación de él tiene que ver con eso de alguna manera inconsciente. No podemos pasar de largo por la violencia, nos permea.

Libros "intervenidos"
Libros “intervenidos”

-No sé si sea una constante la violencia, pero al menos en el muestrario reunido bajo el título “Arte Contemporáneo Edición 17”, hay una descarga neurótica contra el libro que es por antonomasia el símbolo de civilización.

-Yo creo que cuando pones al alcance de la gente algún elemento en el que ellos puedan intervenir, que le permitas, que le des el acceso, a que violenten una figura sagrada como los productos editoriales en este caso, desde tus propósitos, desde tus intensiones, creo que la gente lo toma como una especie de libertad.

-Que también puede ser una especie de catarsis autodestructiva.

-Cuando se hizo esta pieza la gente se volvió loca cuando le pusieron al alcance de las manos, taladros, sierras, clavos, lijas. Es una pieza que refleja nuestro estado como sociedad contemporánea: necesitamos tocar esa violencia, descargar esa violencia, contra lo que sea.

-En este caso los cuerpos humanos son representados por los cuerpo-libros, una sustitución metafórica.

-Así es.

Diosa desmembrada

Coyolxahuqui, mixta de David Manzanares

ARTE DE QUERÉTARO. TOCAR LA MATERIA

Querétaro es también una ciudad reconocida por su historia, su arquitectura y sus tradiciones. La ciudad, a casi medio siglo de haber sido fundada, sigue manteniendo formas de producción artística que se definen por el trabajo directo con la materia. Hablamos de los materiales que se transforman con el trabajo de las manos, con el oficio aprendido por el artista, con el ojo que se va perfeccionando. Con la materia que, a través de las herramientas, va comenzando a ser otra.

Los artistas que integran esta muestra, queretanos en su mayoría, generan formas, evocan memorias, nostalgias, nos hablan de una ruta trazada entre el pasado y el presente. Aquí hablamos de un largo trabajo en taller: de tiempo detenido entre el barro, la madera, el aserrín, el olor a tierra. De tiempo dedicado a quitar y poner materia, a encontrar y construir figuras, abstracciones, elementos reconocibles de entre un montón de tierra o un trozo de madera. Dibujantes que registran la ciudad, los espacios simbólicos y elementos característicos desde donde habitan. Para insertar en la memoria, una y otra vez, el reconocimiento de calles, edificios y andadores, para caminarlos a diario y desde distintas miradas.

Todo esto es también Querétaro, una ciudad que sigue anclada en el barroco, en el olor de sus calles de cantera, de su gente saliendo a las calles para celebrar los rituales religiosos en los templos del centro, de gente añorando el pasado, aferrándose a los objetos, a los recuerdos. De gente sensible intentando dejar huella de todo esto, para que otras generaciones se encuentren con un fragmento de esta compleja y creciente ciudad.

texto de Piedad MG, junio 2017

-Otro tema que llamó la atención del público es esta especie de fábula fársica de Tania Quezada, un arts combinatoria de las fábulas de La Fontaine y la memegrafía contemporánea que titula “Los fabulosos magos rata”.

-Es una artista un tanto sarcástica, trabaja la ilustración con elementos pictóricos. Crea nuevos escenarios, coloca a los personajes de la política y representan una obra.

-En la producción en general no está el humor.

-Creo que ya no hay espacio para el humor, estamos tan cansados, tan agotados, que el humor sale sobrando, tenemos que ser más directos. El humor ya no juega un papel importante, es tiempo de la farsa, de la sátira, de un grado de inteligencia más alto. En todo caso un humor más analítico.

-Una farsa, un humor analítico que resulta infructuoso, como lo demuestra la pieza -evencias de un performance- que se incluye en este mismo apartado del arte queretano, “Marcha” de Alejandro Uribe: dos pancartas y un video donde se propone una representación de esa necesidad de reclamo que termina en tremenda soledad.

-Es otro de los grandes problemas de nuestra sociedad, uno empieza una manifestación en solitario y termina en solitario, nadie se une, nadie te acompaña. Es lo que dice justamente la frase: lo bueno de todo es que lo malo se acaba, lo malo de todo es que lo bueno se acaba, es retórica de un propósito individual llevado a lo público. Es un reclamo público desde lo personal.

Esapacio y rastro efímero
Un círculo puede tener diferentes formas, instalación (ladrillo rojo, fotografía impresa, video) de Abraham Soriano

-Otra pieza interesante es “Un círculo puede tener diferentes formas” de Abraham Soriano, donde se construye un espacio, un círculo, con ladrillos que a su vez deja un huella efímera.  En parte me recuerda el arte por la tierra y en parte aquellas construcciones emocionales propuestas por Goeritz, en los años setenta.

-El arte contemporáneo tiene que ver mucho con lo efímero, y de crear espacios. Hay piezas que crean para durar toda la vida, y son objeto de culto, pero el arte contemporáneo produce experiencias, produce recorridos, con experimentar la construcción de los elementos.

-No se afana en los alcances de la posteridad sino en los alcances de la vida en un momento.

-Haciendo evidente los problemas de temporalidad. Soriano, al reconstruir un círculo y convertirlo en una forma que pareciera una estructura como un edificio, deja una huella en el piso, interviene la tierra donde está montada. En ese espacio suceden muchas cosas: la hierba no crece, el ladrillo se pudiera romper, esa es parte de la pieza.

Fábulas fársicas
Los fabulosos magos rata (I, II, III,… acrilico sobre madera de TAnia Quezada

-El tiempo efímero también es memoria.

-Exacto. El autor me decía, no sé qué es más fácil, que te mande los ladrillos o que los compres allá. Y le contesté que quería los ladrillos de la pieza, y claro, me traje los ladrillos desde allá, los escombros desde allá, porque tienen historia. Eso es lo importante.

-La instalación de los televisores ttitulada “Destrucción Teledirigida”, en cambio, es una reconstrucción de los escombros. Los escombros invaden la realidad, salen de la pantalla. Da la impresión de que nos dice, como sociedad somos esto: una colección de escombros.

-Una amarga metáfora de la destrucción, y sí, hay rastro de escombros porque algo queda de la destrucción, siempre hay restos. Nosotros como sociedad nos estamos convirtiendo en restos de esa destrucción.

-Cuáles son esos ejes históricos, estéticos, filosóficos, visuales que atraviesan la producción de los queretanos y la hacen diferente de la producción de otras regiones del país.

-Más que una línea hay muchísimas líneas que son de pronto difíciles de pronunciar como tales. Como decía, Querétaro se ha convertido en una ciudad con un crecimiento demográfico importantísimo, también ha llegado mucha gente de otros lados, eso hace que la producción sea mucho más compleja y competitiva. A pesar de que estamos muchos años atrás de la producción de otros centros de producción como Monterrey o Guadalajara, nos estamos metiendo con lo digitial, más que el performance, el situacionismo. Nos falta, pero estamos llamando la atención.

 

 

Compartir
Artículo anteriorLa venus del platanar
Artículo siguienteLucy González, la diva que Tabasco dio al cine mexicano
Juan de Jesús López es escritor, periodista y fotógrafo nacido en Cárdenas, Tab., México (27 de marzo de 1967). Tiene publicado los libros de poesía Turuntuneando (UJAT/2005), de fotografía Ruega por nosotros (UJAT/2011), y de ensayo La fabulación del trópico en ruinas. Tres poetas en Tabasco (por aparecer bajo el sello del IEC/2017). Como escritor, su formación la inició en los talleres literarios de Tabasco y la continuó en el Diplomado de Literatura de la UJAT (UJAT-Sociedad de Escritores de Tabasco 1998). Sus trabajos literarios, ensayísticos y periodísticos aparecen en revistas y antologías literarias: José Carlos Becerra. Los signos de la búsqueda (CONACULTA/ UJAT/ 2002), Cartonistas de indias y poetas (IV Comité Regional de la CONALMEX/UNESCO/ 2002), Férido Castillo. Surco a la luz (UJAT/ 2003), Bajo la mirada de la ceiba. Artistas plásticos de Tabasco (UJAT/ 2006), Lengua de trapo. Doce relatos políticos jamás leídos en Tabasco (PACMYC/ 2006) Erase una vez un cuento. Compendio General del Cuento en Tabasco II (PACMYC/ 2010), Mujeres de miel (Gobierno del Estado/ IEC/ 2010), La importancia de llamarse Gabriela (Arqueros del viento/ 2012). Por el lado de la creación fotográfica sus estudios formales los inició en el Diplomado de Fotografía de la UJAT (UJAT 2008) y los continuó en el Diplomado de Fotografía del Centro de la Imagen de Tabasco (CONACULTA-IEC 2011). Ha participado en varias exposiciones colectivas entre las que destacan: Intromisiones (CCV/2007), Expresiones encontradas (Instituto Juárez/ UJAT/ 2009), Revolucionarios de hoy (Instituto Juárez/ UJAT/ 2010), 11/20 Muestra de fotografía contemporánea tabasqueña (Instituto Juárez/ UJAT/ 2011) y Refugio de luz. Muestra de fotografía estenopeica (Refugio de la luna/2012). En el 2012 fue seleccionado para la exposición colectiva itinerante Arte Visual 15 que recorrió su estado natal, también integró en las muestras colectivas Identidades. Intercambio de Artes Visuales Tabasco-Cuba (en 2013), y Fotografía Contemporánea F4CTORES (en 2014), ambas preparadas por la UJAT. En 2016 fue seleccionado con su políptico Cuando ocurre lo que mira el que vive. Petrofabulaciones, en el 4to Encuentro Contemporáneo de Artes Plásticas Sur-Sureste (Secretaría de Cultura Federal/IEC, 2016) Actualmente, realiza una investigación sobre la historia de la fotografía en Tabasco que se titula Miraoyo, apuntes para una cronología de la fotografía en Tabasco. En el diarismo cultural ha colaborado en las revistas culturales CasatomadA, Lunes Especial, Tierra Adentro, Gaceta Universitaria de la UJAT, Presencia, Signos de la UPCh, y en periódicos villahermosinos como El Sureste de Tabasco, Milenio Tabasco, Diario de Tabasco y Liberación Tabasco. Sus primeras colaboraciones aparecieron en la primer revista literaria creada en Tabasco en 1997: CasatomadA, y en 2015 funda y dirige la revista cultural en línea puntodereunion.com.mx En 2017, cumplió 20 años de trabajo en el oficio del periodismo cultural y medio siglo de vida, pero eso, ya es otro asunto.