La venus del platanar

La pareidola es un efecto más sicológico que visual, aunque en este texto se hace alusión, a la capacidad de encontrar algo ahí donde no había nada, de una mirada reflejante entre texto y fotografía. La venus del platanar, es eso.

0
74
La venus del platanar, foto de Juan de Jesús López

Quizá por la cercana llegada de la Primavera, corrió el rumor de que había acontecido una advocación de la famosísima venus botticellina en los platanares tabasqueños. El rumor fue una estampida voraz entre los corazones de los fotopígrafos que salieron a la caza de la imagen primigenia como si se tratara de un codiciadísimo pokemón arrojado en las verdes llanuras.

Los fotófilos -especialistas del ojo-vizor- e imaginólogos, hicieron equipos y bártulos con lentes tan largos como trabucos y otros tan cortos como apéndices inflamados de cíclopes liliputienses. Más vale viejo por sabio que sabio por conocer, dijo alguien, así que raudo y veloz me uní al intrépido equipo comandado por sabio maestro que dirigió llantas y pistones rumbo a esos territorios siguiendo el hálito de ligera brisa marinera suspendida en el aire con algo de olor a paella y ostiones ahumados.

Nos fuimos pues en bola que no es lo mismo que decir en pelotas a constatar tan fantástica aparición que en efecto y por fortuna nuestros dichosas maquinitas fotopixelares pudieron captar al pie de una ceiba milenaria, allá, por los faldones de la madre sierra.

sobre nosotros, muy arriba, aves de rostros siniestros y vuelos circulares proponían otros encuentros destanteadores. Abajo, a ras de suelo, duendes nagualeros tocaban pitos,  tambores y danzaban alrededor de los surcos hijiantes chupando aguas y tirando humos de las verdes matas tumetumbas tumematas.

En medio, echando relajo, la aparición de un metro setenta, piel blanca y sudorosa, concha de kilo y medio con caminito, como de tamal de masa colada, despojada de las ampulosas espumas: la Venus del platanar. La vimos, nos vio. Nos regaló miradas de no hagan caso y que se divierta el nagualito que llevan dentro. Ocurrió la danza de las miradas sin reverencia y satisfaciendo los antojos del buen ver, la mañana se fue en un retozo de pupilas y ojovizores haciendo revuelo engolosinado.

Como lo que conviene no son las escriturancias del fantástico suceso sino la aparición de esta chingamusa aparicionista -!Oh, Pellicer!-, dejo aquí una de las tomas para los desvelados ojos del respetable.

 

Compartir
Artículo anteriorYo conocí al poeta Galguera Noverola
Artículo siguienteQuerétaro presenta en Villahermosa sus prácticas visuales contemporáneas
Juan de Jesús López es escritor, periodista y fotógrafo nacido en Cárdenas, Tab., México (27 de marzo de 1967). Tiene publicado los libros de poesía Turuntuneando (UJAT/2005), de fotografía Ruega por nosotros (UJAT/2011), y de ensayo La fabulación del trópico en ruinas. Tres poetas en Tabasco (por aparecer bajo el sello del IEC/2017). Como escritor, su formación la inició en los talleres literarios de Tabasco y la continuó en el Diplomado de Literatura de la UJAT (UJAT-Sociedad de Escritores de Tabasco 1998). Sus trabajos literarios, ensayísticos y periodísticos aparecen en revistas y antologías literarias: José Carlos Becerra. Los signos de la búsqueda (CONACULTA/ UJAT/ 2002), Cartonistas de indias y poetas (IV Comité Regional de la CONALMEX/UNESCO/ 2002), Férido Castillo. Surco a la luz (UJAT/ 2003), Bajo la mirada de la ceiba. Artistas plásticos de Tabasco (UJAT/ 2006), Lengua de trapo. Doce relatos políticos jamás leídos en Tabasco (PACMYC/ 2006) Erase una vez un cuento. Compendio General del Cuento en Tabasco II (PACMYC/ 2010), Mujeres de miel (Gobierno del Estado/ IEC/ 2010), La importancia de llamarse Gabriela (Arqueros del viento/ 2012). Por el lado de la creación fotográfica sus estudios formales los inició en el Diplomado de Fotografía de la UJAT (UJAT 2008) y los continuó en el Diplomado de Fotografía del Centro de la Imagen de Tabasco (CONACULTA-IEC 2011). Ha participado en varias exposiciones colectivas entre las que destacan: Intromisiones (CCV/2007), Expresiones encontradas (Instituto Juárez/ UJAT/ 2009), Revolucionarios de hoy (Instituto Juárez/ UJAT/ 2010), 11/20 Muestra de fotografía contemporánea tabasqueña (Instituto Juárez/ UJAT/ 2011) y Refugio de luz. Muestra de fotografía estenopeica (Refugio de la luna/2012). En el 2012 fue seleccionado para la exposición colectiva itinerante Arte Visual 15 que recorrió su estado natal, también integró en las muestras colectivas Identidades. Intercambio de Artes Visuales Tabasco-Cuba (en 2013), y Fotografía Contemporánea F4CTORES (en 2014), ambas preparadas por la UJAT. En 2016 fue seleccionado con su políptico Cuando ocurre lo que mira el que vive. Petrofabulaciones, en el 4to Encuentro Contemporáneo de Artes Plásticas Sur-Sureste (Secretaría de Cultura Federal/IEC, 2016) Actualmente, realiza una investigación sobre la historia de la fotografía en Tabasco que se titula Miraoyo, apuntes para una cronología de la fotografía en Tabasco. En el diarismo cultural ha colaborado en las revistas culturales CasatomadA, Lunes Especial, Tierra Adentro, Gaceta Universitaria de la UJAT, Presencia, Signos de la UPCh, y en periódicos villahermosinos como El Sureste de Tabasco, Milenio Tabasco, Diario de Tabasco y Liberación Tabasco. Sus primeras colaboraciones aparecieron en la primer revista literaria creada en Tabasco en 1997: CasatomadA, y en 2015 funda y dirige la revista cultural en línea puntodereunion.com.mx En 2017, cumplió 20 años de trabajo en el oficio del periodismo cultural y medio siglo de vida, pero eso, ya es otro asunto.