Yo conocí al poeta Galguera Noverola

Yo no soy escritora ni nada, a mí lo que me gusta es narrar y recordar las cosas, dice la señora Lolly Calles Broca. Me respondió la llamada para precisar algunos datos sobre el pequeño relato, que incluyó en el segundo tomo de sus memorias, sobre un recital de poesía del poeta Ramón Galguera Noverola.

0
164
Yo conocí a Galguera Noverola, Lolly Calles Broca de Fernández

Los libros de poesía no podían faltar en las casas villahermosinas de la época. Recuerdo a ese gran poeta tabasqueño: Ramón Galguera Noverola. Su mamá y su tía tenían un taller de costura en la calle Aldama, ahíe cosían y también daban clases de corte y confección. En una ocasión, el poeta ofreció un recital en el Cine Principal ubicado frente al Parque Juárez. Mi mamá me llevó, yo era muy pequeña, y se me quedó grabado en la mente un poema de tantos que declamó aquella noche, en el que hacía alusión a que él quería ser pluma para poder volar. En una inundación perdí su libro, junto con muchos otros libros más (Tomado del libro “3, 500 Pasos II”, de Lolly Calles Broca de Fernández)

Yo no soy escritora ni nada, a mí lo que me gusta es narrar y recordar las cosas, dice la señora Lolly Calles Broca. Me respondió la llamada para precisar algunos datos sobre el pequeño relato que incluyó en el segundo tomo de sus memorias.

“Ramón Galguera Noverola era muy amigo de mi hermano Jorge, estudiaban en la Ciudad de México y durante las vacaciones de verano venían a Villahermosa. El poeta era un hombre delgadito, platicador, con muy buenos modales. Conocí a su mamá y su tía porque eran las modistas, y además maestras de ese oficio, en la ciudad. Pasaron los años: Ramón se fue a la Ciudad de México, yo crecí, me casé, regresé a un rancho. No volví a saber nada de él”.

La cronista platica que tenía 8 o 9 años cuando su madre la llevó a la lectura de obra que ofreciera el poeta tabasqueño durante una de sus visitas en Villahermosa: Yo era muy niña así que apenas recuerdo lo que escribí.

-¿El recital se hizo de noche? ¿Cómo era la Ciudad en esos entonces?

-Fue una lectura por la noche en el teatro que luego fue cine. Ahí, el empresario Ernestro Trujillo -papá del exgobernador Mario Trujillo- traía cómicos, proyectaba películas,  organizaba variedades y consentía recitales de poesía.

Sobre la segunda pregunta, Calles Broca relata que la Villahermosa de aquella época era muy chiquita, con mucho calor, “gran cantidad” de mosquitos, y quienes la habitaban se conocían todos entre sí.

Una ciudad pobre pues muchas de las calles céntricas estaban sin pavimentar, como Fidencia, que en los días de lluvia era un río de lodo, y sin luz electrica: En los días de fiesta salíamos con foco de mano en el bolso porque al regreso no se veía nada. Se sufría mucho pero no había la violencia de hoy, y sobre todo, se respetaban los valores familiares.

[La casa-taller de las Noverola que recuerda la señora Lolly Calles Broca, estaba en la calle Aldama casi esquina con Zaragoza, donde posteriormente estuvo por muchos años la Sastrería El Maestro, y ahora ocupa un comercio.

[De acuerdo con los datos que aporta la propia autora, el Cine Principal -donde escuchó al poeta tabasqueño-, ocupaba el mismo espacio que ocupa hoy el Hotel One. Esto es, siguiendo la cronología, en ese lugar se edificó el Teatro Merino, que luego cambió a Cine Principal -se quemó- donde muchos años después se construyó el Hotel Sofía, que fue demolido para dar paso a lo que hoy es el  Hotel One.

[El recital que rememora la señora Lolly Calles Broca se pudo haber realizado a principio de los años 40, cálculo aproximado que se obtiene a partir de lo que dice su hija Irma Lucía Fernández: Mi madre nació en 1931 y tenía como 8 o 9 años años cuando acontenció eso que ella recuerda.

 

Compartir
Artículo anteriorRamón Galguera Noverola, el buceador de nieblas
Artículo siguienteLa venus del platanar
Juan de Jesús López es escritor, periodista y fotógrafo nacido en Cárdenas, Tab., México (27 de marzo de 1967). Tiene publicado los libros de poesía Turuntuneando (UJAT/2005), de fotografía Ruega por nosotros (UJAT/2011), y de ensayo La fabulación del trópico en ruinas. Tres poetas en Tabasco (por aparecer bajo el sello del IEC/2017). Como escritor, su formación la inició en los talleres literarios de Tabasco y la continuó en el Diplomado de Literatura de la UJAT (UJAT-Sociedad de Escritores de Tabasco 1998). Sus trabajos literarios, ensayísticos y periodísticos aparecen en revistas y antologías literarias: José Carlos Becerra. Los signos de la búsqueda (CONACULTA/ UJAT/ 2002), Cartonistas de indias y poetas (IV Comité Regional de la CONALMEX/UNESCO/ 2002), Férido Castillo. Surco a la luz (UJAT/ 2003), Bajo la mirada de la ceiba. Artistas plásticos de Tabasco (UJAT/ 2006), Lengua de trapo. Doce relatos políticos jamás leídos en Tabasco (PACMYC/ 2006) Erase una vez un cuento. Compendio General del Cuento en Tabasco II (PACMYC/ 2010), Mujeres de miel (Gobierno del Estado/ IEC/ 2010), La importancia de llamarse Gabriela (Arqueros del viento/ 2012). Por el lado de la creación fotográfica sus estudios formales los inició en el Diplomado de Fotografía de la UJAT (UJAT 2008) y los continuó en el Diplomado de Fotografía del Centro de la Imagen de Tabasco (CONACULTA-IEC 2011). Ha participado en varias exposiciones colectivas entre las que destacan: Intromisiones (CCV/2007), Expresiones encontradas (Instituto Juárez/ UJAT/ 2009), Revolucionarios de hoy (Instituto Juárez/ UJAT/ 2010), 11/20 Muestra de fotografía contemporánea tabasqueña (Instituto Juárez/ UJAT/ 2011) y Refugio de luz. Muestra de fotografía estenopeica (Refugio de la luna/2012). En el 2012 fue seleccionado para la exposición colectiva itinerante Arte Visual 15 que recorrió su estado natal, también integró en las muestras colectivas Identidades. Intercambio de Artes Visuales Tabasco-Cuba (en 2013), y Fotografía Contemporánea F4CTORES (en 2014), ambas preparadas por la UJAT. En 2016 fue seleccionado con su políptico Cuando ocurre lo que mira el que vive. Petrofabulaciones, en el 4to Encuentro Contemporáneo de Artes Plásticas Sur-Sureste (Secretaría de Cultura Federal/IEC, 2016) Actualmente, realiza una investigación sobre la historia de la fotografía en Tabasco que se titula Miraoyo, apuntes para una cronología de la fotografía en Tabasco. En el diarismo cultural ha colaborado en las revistas culturales CasatomadA, Lunes Especial, Tierra Adentro, Gaceta Universitaria de la UJAT, Presencia, Signos de la UPCh, y en periódicos villahermosinos como El Sureste de Tabasco, Milenio Tabasco, Diario de Tabasco y Liberación Tabasco. Sus primeras colaboraciones aparecieron en la primer revista literaria creada en Tabasco en 1997: CasatomadA, y en 2015 funda y dirige la revista cultural en línea puntodereunion.com.mx En 2017, cumplió 20 años de trabajo en el oficio del periodismo cultural y medio siglo de vida, pero eso, ya es otro asunto.