En la búsqueda de la verdad, el ser humano se embarca cada día en un camino que lo lleve del éxito y la seguridad financiera a la felicidad pero a cambio se olvida de su prójimo, de él mismo y del tiempo y el lugar que le tocó vivir. Se agota, se desgasta hasta su vejez, pensando en todo lo que dejó y lo que puede suceder en su ausencia, y olvida que en su interior emana el torrente de la creación y amor puro: el de la belleza.

En esos afanes, como sociedad, hemos dejado de contarnos historias y de jugar como niños, de enlazar la imaginación con la experiencia de la aventura cotidiana, de conocer nuevos amigos, de darnos tiempo para bailar y cantar, de cerrar los ojos para escuchar las aves y las risas, el viento y la mar, y todo en cuanto el Creador nos ha dado.

Dejamos pasar cada día como si no hubiera otra alternativa. Nos olvidamos de dar gracias y ofrecer disculpas, de proponernos al día siguiente: abrazarnos e invitar a pasarla bien, y seguir corriendo con la sonrisa dibujada en el rostro, como los niños. Así, de ese tamaño se ha transformado nuestra esencia por la preocupación cotidiana y el temor.

Dentro del Arte existe la esencia de Dios, le podemos llamar sensibilidad creadora, para transformar y dar alivio a otros, para transformar una sociedad rutinaria y violenta en una sociedad autoconstructiva y creativa, capaz de crear un entorno de esperanzas y confianza, de amar al prójimo –disculpen la insistencia, pero es que nos hace tanta falta repetirlo- y decirle a través de las Artes Plásticas, cuan maravilloso es ser como niño.

Ser niño es una familia, su casa, sus amigos, su escuela, el programa favorito de las tardes, el trayecto de la escuela a su hogar y –ni modo- las travesuras en compañía de sus amigos, la mente creadora y la imaginación presentes en cada momento. Todo eso puede estar, y está guardado para siempre, en un dibujo o una pintura como las realizadas por estos pequeños aprendices de pintores que hoy nos cuentan sus historias visuales.

Con motivo del Día Internacional del Arte (15 de Abril), y -por supuesto- el Día del Niño que en nuestro país celebramos cada 30 de abril, se propone esta exposición colectiva titulada Los niños en el Arte contamos historias, que se exhibirá en la Biblioteca Pública del Estado José María Pino Suárez. La muestra reúne el trabajo de treinta y seis alumnos de 4 a 13 años del Taller Infantil de Artes Plásticas y alumnos escolarizados de la Escuela de Iniciación Artística Asociada al INBA en la Casa de Artes José Gorostiza, así como, de niños invitados.

La muestra tiene como objetivo mostrar el desempeño y la constancia de los jovencísimos creadores que asisten a la escuela o el taller para conocer la libertad de expresión creativa a través de la disciplina, del aprendizaje y estudio de las técnicas. Y es también el resultado de una propuesta metodológica que podemos resumir en las siguiente frase: El acercamiento de mi yo niño con la sociedad ¿qué puedo comunicar y qué puedo compartir contigo?

En Los niños en el Arte contamos historias cada uno presenta su trabajo, o mejor dicho, entre todos nos cuentan las vivencias y los juegos de una parte de los niños tabasqueños de hoy.

Alumnos de Casa de Artes José Gorostiza

Escuela de Iniciación Artística Asociada Al Instituto Nacional de Bellas Artes

  1. Camila Magaña Ángeles (9 años)
  2. Camila Fernanda Rodríguez Cáliz (9 años)
  3. Renata Escalante Acosta (10 años)

Taller Infantil de Artes Plásticas

  1. Andrea Paola Romero Zepeda (8 años)
  2. Ana Brenda Espinoza Carmona (6 años)
  3. Anette Georgina Antonio Celio (8 años)
  4. Constanza Guillermo Valenzuela (9 años)
  5. Diego González Hernández (5 años)
  6. Emilia Guillermo Valenzuela (5 años)
  7. Evy Aarón Tamayo Ocaña (5años)
  8. Giselle Castillo Moreno (9 Años)
  9. Josué Rodríguez Martínez (6 años)
  10. Julia Esquivel Checa Noriega (8 años)
  11. Manuel Antonio Jiménez Fuentes (7 años)
  12. Noemí Sophia Aguirre Ramón (5 años)
  13. Pedro Iván Yedra Tapia (4 años)
  14. Regina Pavón Esteban (5 años)
  15. Ricardo A. García Gómez (4 años)
  16. Sofía Caravéo Hernández (6 años)

Invitados

  1. Ana Paula Cuevas Damián (11 años)
  2. Andrea Sánchez Castro (11 años)
  3. Gemma Selene Palmer Rodríguez (10 años)
  4. Isabella Bello Roano (8 años)
  5. Isabella Beltrán Valencia (9 años)
  6. Iván Delgado Méndez (8 años)
  7. Kristy Fabiola Benitez Morales (12 años)
  8. Michelle Miranda Vázquez (9 años)
  9. Montserrat Castillo López (9 años)
  10. Nabila Arcos Gómez (8 años)
  11. Oriana Isabella Cañizalez Hernández (11 años)
  12. Pamela Pérez Vázquez (6 años)
  13. Rodrigo Álvarez Gómez (8 años)
  14. Rodrigo Guapillo Rivera (7 años)
  15. Rosina Andrade Gurría (9 años )
  16. Sebastián Sandoval Vidal (7 años)
  17. Ximena Sahagún Calderón (11 años)

 

Compartir
Artículo anteriorEcosur Villahermosa invita a su 2do Festival de la Tierra
Artículo siguienteLibrería Universitaria ujateca tira la casa por la ventana
MYRNA CORZO Nació en la ciudad de Villahermosa, Tabasco en el año de 1971. Hace 25 años que se dedica a la disciplina de Artes Plásticas, generando así, su vocación por la docencia y la investigación de las Artes. Misma que le ha redituado una gran satisfacción en la formación de sus alumnos que retornan al Estado de Tabasco con profesiones en Arte como el Cine, el Diseño Gráfico, La Mercadotecnia, la Arquitectura y las mismas Artes Plásticas y Visuales. Ha realizado más de 120 exposiciones colectivas en diferentes Galerías y sedes como: el centro cultural Ágora, Centro cultural Villahermosa, Galería de Arte Tabasco, Galería de Arte Siempre Viva, Galería Jaguar Despertado.