Mujer, el cielo

dulcemente

se derrama

en tu pecho,

son tus ojos

las pupilas

profundas

de los ríos,

que marchan

al mar.

 

Eres mujer,

tierra fértil,

arcilla olorosa

y en la virtud

de tu andar,

semilla danzando

en suave surco,

que debes romper.

 

Eres mujer,

sobre el eco

de tu infancia,

tierna flor,

reposado tallo,

la memoria

palpitante

del mundo

y el recuerdo

del alma,

en tu vientre,

que ha de florecer.

 

Eres mujer,

gavilla fragante

de la aurora

y en tu senda

milagrosa,

llevas la semilla

de la vida,

que en tu seno,

por amor,

ha de anidar

y perpetuar.

 

Eres mujer,

el más sublime

de los ideales,

en tus valles

áureos de sol,

han florecido

las rosas

de tu altar.

 

EL SIGNIFICADO DE SER MUJER

 

Margarita Rodríguez PalmaMargarita Rodríguez Palma
Margarita Rodríguez Palma

Ser mujer para mí, es llevar en su esencia las cicatrices de un imperio, es ser valle fértil, una tranquila fuente, un opulento río, un frondoso árbol, una fruta madura, es la proeza de arrancarle a la vida un color, es sinónimo de belleza, de armonía, de entrega, de sabiduría, de alegría, es mantener lazos, es amor incondicional, es un desafío constante. Es tener un rol protagónico en esta sociedad, es ser la administradora de la empresa más importante de mundo, “El hogar”. Es ser simplemente Eva. Madre y mujer que como tierna enredadera abrazando lo que le pertenece, al viento impone el triunfo de su vuelo.

Compartir
Artículo anteriorEl paraíso de la ausencia
Artículo siguienteMujeres
Poeta chilena, Gestora Cultural, Monitora de lanigrafía en talleres comunitarios. Vicepresidenta República de Chile y Directora Provincial Área Metropolitana UMECEP. Su niñez y parte de su juventud transcurren en la hermosa localidad de Pinto a 25 km de Chillán. Actualmente reside en la ciudad de Peñaflor, Se declara una mujer sensible, enamorada de la vida y le encanta escribirle al amor. Ha publicado 8 libros y participado en diez antologías tanto en su país como en el extranjero.