Hay mujeres que no callan y le dan forma a sus palabras a través del poema, del cuento, del silogismo que publican en libros de cartón, de esos que se hacen a mano, que es otra forma de no callarse. Así lo demuestra la antología artesanal “Mujeres que no callan” preparada por Ruth Pérez Aguirre para su Ediciones Turquesa.

El libro ya se ha dado a conocer en otras ocasiones, sin embargo, a propósito del Día Internacional de la Mujer, dio pie para la mesa redonda “Memorias de Mujeres que NO callan” que se realizará este miércoles 8 de marzo de 2017 a las 4 de la tarde en el auditorio del antiguo Instituto Juárez.

La compilación será presentada por las escritoras Martha Esquinca y la editora, y sobre el tema de la mujer en nuestros días platicarán la activista Sara Guadalupe Aguilar Mújica y Erendira Toledo especialista del Instituto de la Mujer.

Este miércoles, día internacional de la mujer
Este miércoles, día internacional de la mujer

La directora de la cartonera tabasqueña, señala que este proyecto que muchos califican como única en su tipo en el sureste, surgió de su interés en corroborar si la falta de respeto hacia los derechos humanos para las mujeres era el mismo en todos los países de habla hispana.

“Lancé una convocatoria a toda escritora que tuviera algo que aportar acerca de este tema y la respuesta a este llamado fue rápida y acertada, empezaron a llegar los trabajos de escritoras de varios países y de estados de México.

“Su forma de expresarse sería a través de la poesía, el cuento, dramaturgia, crónica y novela. Y sus voces se unieron en un grito de indignación porque al ser ultrajada una mujer las demás también resultan dañadas; al desvalorizar en su trabajo a una mujer, las otras podrán caer en la misma situación”.

La antología ha sido presentada en distintos foros nacionales e internacionales, en estaciones de radio, en parques, en encuentros literarios; se ha dado a conocer en diarios nacionales impresos y sitios de internet.

“Mujeres que no callan” cuenta con 63 voces de mujeres de 10 países, de 12 estados de México y de 17 tabasqueñas. Llegaron más obras, pero al ser la antología artesanal nunca había trabajo con un número mayor a 120 páginas lo que me condujo a no poder aceptarlos.

La antología ha cumplido otros objetivos que no imaginé cuando hice el proyecto y eso me ha dejado una sensación grata de haber realizado algo a favor de nuestro género. Se han identificado tantas personas con el dolor y las injusticias de las que habla su contenido, que he recibido apoyo de muchas otras mujeres que se han encargado de llevar las voces de las 63 autoras a diferentes foros.

Mujeres que NO callan ha sido ayudada no sólo por autoras que se han comprometido a presentarla, valorando la importancia de este sencillo libro artesanal, sino otras más como la narradora oral Clara Motha Avilés, la periodista Andrea Balanzario y el Mtro. José Alfredo Jiménez Gálvez, compañeros cartoneros, amigos que me han invitado a sus encuentros literarios y tantas autoras que no se cansan de apoyar como Lidia Cristina Carrizo y Lidia Beatriz Herrera, de Buenos Aires, Argentina, que se han convertido como embajadoras de la obra y la han llevado a diferentes provincias en importantes eventos cinco veces y aún la llevarán a otros más.

Compartir
Artículo anteriorParticipación de la mujer en la producción editoral UJAT
Artículo siguienteDe niña jugaba canicas
Puntodereunión (Enero de 2016) es una revista cultural en línea que concentra su atención periodística en el encuentro contemporáneo entre las culturas, las ideas, el arte y la ciencia en el Tabasco y el Sureste. En sus temas -dentro de lo posible y según sus posibilidades- se pepena la inmediatez viral en la redes sociales, se da cuenta del diarismo de la agenda cultural según lo dictan la actividad de las instituciones y organismos alternativos, y el periodismo cultural entendido como actividad reflexiva, como investigación y diálogo que toma su tiempo y distancia. En resumen, periodismo cultural como punto de reunión propuesto para pensar con emergencia lo que acontece pero también para la convivencia entre las distintas prácticas culturales.