Uno de los rubros de equidad, respecto a la participación de la mujer en nuestro tiempo, es el editorial. A principios de la aparición de la imprenta en el siglo XV, los folios impresos adjudicados a las mujeres son escasos. Para el siglo XVI, con la popularización de la innovación tecnológica de Gutenberg en la imprenta, encontraremos datos sobre materiales escritos y publicados por féminas. Así en Europa se divulgaba en esos tiempos, en las recién creadas universidades, los escritos de Trotula de Salerno, doctora italiana que vivió en el siglo XI que escribió varios trabajos de medicina y aportó conocimientos sobre las enfermedades de las mujeres, tomándose de base para el estudio en aulas, en ese siglo XVI, su Passionibus mulierum.[1] En lengua española las primeras mujeres en escribir lo hacen en el siglo XV y son Leonor López de Córdoba (1363-1430), perteneciente a la nobleza castellana quien escribió sus Memorias, antecedente de las primeras biografías en nuestra lengua y la monja franciscana Teresa de Cartagena (1425- se desconoce su fecha de muerte), quien debido a su sordera buscó otra forma de comunicación a través de sus libros Arboleda de los enfermos y Admiraçión Operum Dey.[2]

Publicaciones de mujeres: participación creciente
Publicaciones de mujeres: participación creciente

En lo que respecta al continente americano, fue hasta finales del siglo XVI que aparecen las voces de la estadounidense Anne Bradstreet (1612-1672), con sus Varios poemas, fechado en 1678; y nuestra Juana Inés de Asbaje y Ramírez de Santillana, mejor conocida como sor Juana Inés de la Cruz, con su Neptuno alegórico (1680),[3] después del cual vendrían otros trabajos.

El panorama editorial en un principio era asunto más de nombres masculinos que femeninos. Para su equidad mucho tuvo que ver las aportaciones de la lucha de los derechos civiles de las mujeres y el incremento de las Universidades en el siglo XX. Los campus universitarios fueron un gran impulso para propiciar las nuevas relaciones de trabajo entre hombres y mujeres, hay que subrayar que esto fue de manera paulatina.

En lo que respecta a la edición universitaria, éste ocupa un lugar de preponderancia en la oferta editorial de todo el mundo, sobra decir que en la historia de la humanidad hasta 2010, fecha del último censo internacional, el total de libros publicados es de 129,864,880 libros con ISBN; de todos ellos no es temerario afirmar que la mitad tengan su origen en las universidades, ya sea escritos por universitarios o publicados bajo el auspicio de una casa de estudios.

En México, los libros dedicados a la educación ocupan el 45.2% del total de los materiales que se editan. En este sentido, es significativo hablar de la presencia de las mujeres en este sector. Desde que la Universidad comienza a motivar el aprendizaje y el conocimiento hay libros que permiten comunicar el legado de esos conocimientos, en nuestro caso particular nos centraremos en la producción editorial del último período rectoral del Dr. José Manuel Piña Gutiérrez, ya que los datos que hemos encontrado arrojan algunas variantes interesantes.

Del total de 186 publicaciones de abril de 2012 a diciembre de 2015, las mujeres son autoras del 43.94%. Teniendo un comportamiento editorial que podríamos gráficar de la siguiente manera:

Comportamiento editorial

Teniendo en cuenta que el total de autores publicados son los siguientes de esta tabla:

Autores publicados

Así, la participación de la mujer en el campo editorial de la UJAT es constante y se nutre de diversas áreas del conocimiento, ya que las publicaciones no son exclusivas de una disciplina o grado académico, tal como lo muestran nuestras tablas y gráficas:

Participación de la mujer en los libros de la UJAT

Participación de la mujer en los libros de la UJATLa presencia de la mujer en las publicaciones universitarias de la UJAT es una constante que cada vez nos ofrece un cambio de paradigma con respecto a la creencia tradicional de que hay más autores hombres que mujeres. Con este trabajo se busca difundir y propagar el valor de nuestras académicas y estudiantes, las cuales se han ganado un espacio digno de admiración.

Siguiendo esta idea, lo que alguna vez se planteó como una colección editorial de mujeres no es necesaria, lo que si se debe de reformular y de concretar es en un mayor número la presencia del nombre de colecciones específicas editoriales, ya que de las 39 colecciones vigentes, sólo 5 tienen el nombre de destacadas mujeres, creo que podemos encontrar nombres destacados de académicas y grandes mujeres que han contribuido a la historia de Tabasco y la universidad, principio que rige el establecimiento de un nombre de colección editorial.

Estas línea sólo buscan resaltar la participación de la mujer como una promotora activa del desarrollo sustentable integral, científico, tecnológico y cultural de Tabasco y México.

Referencias bibliográficas

  • 1er. Informe de Actividades 2012. UJAT
  • 2do. Informe de Actividades 2013. UJAT
  • 3er. Informe de Actividades 2014. UJAT
  • 4to. Informe de Actividades 2015. UJAT
  • CORTÉS TIMONER, María del Mar. (2015) Las primeras escritoras en lengua castellana. UBE. Barcelona, España.
  • TROTULA de Salerno. (5 de junio de 2016). En Wikipedia. Recuperado el 8 febrero de 2017. https://es.wikipedia.org/wiki/Trotula_de_Salerno
  • LEONOR LÓPEZ de Córdoba.(17 de marzo 2016). En Wikipedia. Recuperado el 8 de febrero de 2017. https://es.wikipedia.org/wiki/Leonor_López_de_Córdoba
  • LÓPEZ ACOPA, Luis Alberto. (2015)  El libro universitario en México. Usos, prácticas y consumos. Un estudio de caso: el fondo editorial de la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco. TESIS
  • SOR JUANA Inés de la Cruz. (23 de febrero de 2017). En Wikipedia. Recuperado el 8 de febrero de 2017. https://es.wikipedia.org/wiki/Sor_Juana_Inés_de_la_Cruz

[1] https://es.wikipedia.org/wiki/Trotula_de_Salerno

[2] https://es.wikipedia.org/wiki/Leonor_López_de_Córdoba

[3] https://es.wikipedia.org/wiki/Sor_Juana_Inés_de_la_Cruz