Frente al recién remodelado Centro de Estudios de las Bellas Artes -más conocido como CEIBA-, en la zona cultural cicom, amaneció en esta semana marcada por el final de enero y el inicio de febrero, un monigote de seguro estará dedicado a algún personaje cercano a las querencias políticas o culturales de la actual administración tabasqueña. Pero a quién…!?

Por la forma en que está protegida de la curiosidad adelantada de los visitantes consuetudinarios y personas que trabajan en la zona, el bulto escultórico de más de tres metros de altura incluida la base, tiene facha de intervención involuntaria aunque -más bien recuerda-, la imagen típica y macabra que ronda país: el de una persona ejecutada por las huestes de la narcoviolencia. Por ahora el monumento se pierde entre las sombras de las ceibas, se disfraza la atención y los pájaros no se acercan por el respeto que impone el tapado.

Se sabrá el martes 7 de febrero alrededor del mediodía cuánto se devele y sea escultura dedicada a cierto personaje ilustre
Se sabrá el martes 7 de febrero alrededor del mediodía cuánto se devele y sea escultura dedicada a cierto personaje ilustre

Nadie sabe y si lo saben no lo dicen. Los encargados y cercanos de la cultura hacen mutis y no dicen a quién estará dedicada lo que hoy es monigote, y muy probable, a partir del martes 7 de febrero alrededor del mediodía o por la tarde dejará de serlo en cuanto se devele y sea escultura dedicada a cierto personaje ilustre.

Hace mucho se propuso del Instituto Estatal de Cultura de Tabasco que construyera un pequeño conjunto escultórico dedicado a sus autores contemporáneos del arte en esa zona donde están situados cinco de los recintos culturales insignia del estado y parte del olvidado malecón de la ciudad.

Por ese y otros indicios algunos pensarían que la escultura estuviese dedicada al poeta José Carlos Becerra, figura literaria a la que durante el granierato se le creó una fundación con su nombre. Fundación que se manoseó políticamente y desapareció junto con los políticos que la idearon y convirtieron en repositorio de despensas para acarreados por la necesidad.

Y era lógico que se pensara en un homenaje al autor de El otoño recorre las islas, si se toma en cuenta que en esa zona cultural a orillas del río ya figuran sendas esculturas dedicadas a José Gorostiza en la Casa de Artes y Carlos Pellicer en el Museo Regional de Antropología.

Pero sobre todo algunos amantes culturenciales pensaban en Becerra porque apenas el año pasado se inauguró la librería con su nombre y este 2017 se le dedica el encuentro internacional de poetas. Como se sabe: Gorostiza, Pellicer y Becerra, son algo así como la divina trinidad de la literatura choca porque forman parte de los nombres oropelados de las letras nacionales. Pero no. Cómo iba a serlo si la poesía no para los gazolinazos y los ajustes de cinturón presupuestal son tan apretados que hasta el premio literario estatal que lleva el nombre del poeta se canceló el año pasado.

Señoras y señores dejemos el circunloquios. El personaje homenajeado con la nueva escultura que se erige frente a la escuela de promotores culturales se sabrá definitivamente dentro de poco. Y no le faltan méritos. De acuerdo con lo que me adelantó una persona experta en este tipo de tapados escultóricos, se puede adelantar que estará dedicada a Francisco José Múgica, el político que instauró el nombre definitivo de Villahermosa hace 101 un año y puso a la capital del estado fuera del aura del santo decapitado.

Múgica fue constituyente de 1917. De cuerdo con la página -http://constitucion1917.gob.mx/es/Constitucion1917/- en la que difunde el centenario de este importante documento nacional, “la Constitución promulgada el 5 de febrero de 1917 plasmó las principales demandas sociales, económicas y políticas de la Revolución y estableció un nuevo orden que asumió como su principal función cumplir con el programa de la Revolución y ser el eje articulador del desarrollo de la Nación mexicana en el siglo XX”.

Además, el militar de origen michoacano fue presidenciable, gobernador de Tabasco y “un romántico rebelde”, de acuerdo con la conferencia que impartirá el Dr. Javier Moctezuma Barragán el próximo martes 7 de febrero a las 13:30 horas en el auditorio Jesús Ezequiel de Dios de la Biblioteca Pública del Estado José María Pino Suárez. Ya luego se sabrá quién fue el autor del homenaje en bronce, además de peso y pesos.

Lo que sea, a ver si en uno de esos ojalás, el respeto a la memoria del héroe que resulte, influya y también se modernice la iluminación de la zona, se limpie la orilla del malecón entre el muro de la ignominia que nos dejó la inundación y el río Grijalva, se ponga vigilancia permanente, se programen actividades al aire libre, y que los ceibáticos a la hora de su regreso a las instalaciones que al menos por fuera lucen renovadas -ya llevan más de dos años los trabajos de remodelación- no se espanten.

 

Compartir
Artículo anteriorSamuel Piña relanza su disco “Con Tabasco”
Artículo siguienteLa cultura del barro, patrimonio que se extingue
Juan de Jesús López es escritor, periodista y fotógrafo nacido en Cárdenas, Tab., México (27 de marzo de 1967). Tiene publicado los libros de poesía Turuntuneando (UJAT/2005), de fotografía Ruega por nosotros (UJAT/2011), y de ensayo La fabulación del trópico en ruinas. Tres poetas en Tabasco (por aparecer bajo el sello del IEC/2017). Como escritor, su formación la inició en los talleres literarios de Tabasco y la continuó en el Diplomado de Literatura de la UJAT (UJAT-Sociedad de Escritores de Tabasco 1998). Sus trabajos literarios, ensayísticos y periodísticos aparecen en revistas y antologías literarias: José Carlos Becerra. Los signos de la búsqueda (CONACULTA/ UJAT/ 2002), Cartonistas de indias y poetas (IV Comité Regional de la CONALMEX/UNESCO/ 2002), Férido Castillo. Surco a la luz (UJAT/ 2003), Bajo la mirada de la ceiba. Artistas plásticos de Tabasco (UJAT/ 2006), Lengua de trapo. Doce relatos políticos jamás leídos en Tabasco (PACMYC/ 2006) Erase una vez un cuento. Compendio General del Cuento en Tabasco II (PACMYC/ 2010), Mujeres de miel (Gobierno del Estado/ IEC/ 2010), La importancia de llamarse Gabriela (Arqueros del viento/ 2012). Por el lado de la creación fotográfica sus estudios formales los inició en el Diplomado de Fotografía de la UJAT (UJAT 2008) y los continuó en el Diplomado de Fotografía del Centro de la Imagen de Tabasco (CONACULTA-IEC 2011). Ha participado en varias exposiciones colectivas entre las que destacan: Intromisiones (CCV/2007), Expresiones encontradas (Instituto Juárez/ UJAT/ 2009), Revolucionarios de hoy (Instituto Juárez/ UJAT/ 2010), 11/20 Muestra de fotografía contemporánea tabasqueña (Instituto Juárez/ UJAT/ 2011) y Refugio de luz. Muestra de fotografía estenopeica (Refugio de la luna/2012). En el 2012 fue seleccionado para la exposición colectiva itinerante Arte Visual 15 que recorrió su estado natal, también integró en las muestras colectivas Identidades. Intercambio de Artes Visuales Tabasco-Cuba (en 2013), y Fotografía Contemporánea F4CTORES (en 2014), ambas preparadas por la UJAT. En 2016 fue seleccionado con su políptico Cuando ocurre lo que mira el que vive. Petrofabulaciones, en el 4to Encuentro Contemporáneo de Artes Plásticas Sur-Sureste (Secretaría de Cultura Federal/IEC, 2016) Actualmente, realiza una investigación sobre la historia de la fotografía en Tabasco que se titula Miraoyo, apuntes para una cronología de la fotografía en Tabasco. En el diarismo cultural ha colaborado en las revistas culturales CasatomadA, Lunes Especial, Tierra Adentro, Gaceta Universitaria de la UJAT, Presencia, Signos de la UPCh, y en periódicos villahermosinos como El Sureste de Tabasco, Milenio Tabasco, Diario de Tabasco y Liberación Tabasco. Sus primeras colaboraciones aparecieron en la primer revista literaria creada en Tabasco en 1997: CasatomadA, y en 2015 funda y dirige la revista cultural en línea puntodereunion.com.mx En 2017, cumplió 20 años de trabajo en el oficio del periodismo cultural y medio siglo de vida, pero eso, ya es otro asunto.