“Pensé que la cosa más hermosa del mundo debía ser la sombra,

el millón de formas animadas y callejones sin salida de la sombra.

Había sombra en los cajones de los escritorios y en los armarios

y en las maletas, y sombras bajo las casas y los árboles y las piedras,

 y sombra tras los ojos y las sonrisas de la gente, y sombra, kilómetros

y kilómetros de sombra, en el lado de la tierra en que era de noche.”

La campana de cristal, Sylvia Plath

La memoria, en ocasiones, funciona como un puzzle gigante que debemos armar para entender al pasado. Esta idea de piezas esparcidas en la mesa que hay que tratar de encajar supone la esencia de Lo que me habita. Ahí las noches de amor, desamparo, reflexión, búsquedas de algo frente a una ventana, o al lado de un espejo, se fragmentan. ¿Un estudio del recuerdo? ¿Mirar al pasado contra las cuerdas? Los rostros y cuerpos de las protagonistas –que son a la vez animales de mirada desde el obturador en su mayoría– se muestran incompletos, incapaces de llenar un plano. La imagen en tanto instante abrupto que somete al inconsciente y remonta al fragmentario corazón del recuerdo. La elipsis juega un papel principal en esta concepción. Sara Alicia Priego, Anel Tadeo, Yolanda Andrade, América Rocío, Margarita Nogueira Miceli, Martha Eva Ochoa, Miraldelly Marín, Rubí Segura, Saori Gallegos, y Valeria Herrera eligen instantes aleatorios, que van desde pequeños momentos íntimos hasta un visionado universal, sin alejarse de su objeto de estudio: su intimidad. Esta arbitrariedad en la selección del momento y una querencia de la cámara a colgarse del gesto y del rostro de ellas mismas, tiene como resultado una definición mucho más concreta, y genera una sensación de realidad palpable. Bajo la lente de las artistas se fotografía también la esencia de los seres que pueblan sus pesadillas. Hay elementos estéticos ajenos a su propia historia con sutiles toques de humor desenfadado. Así, todas se unen para configurar una puesta en escena cuyos elementos, desgranados anteriormente, vienen a potenciar la naturalidad expresiva de sus rostros y preocupaciones. Lo que me habita supone 10 manifiestos acerca de la belleza, el amor, la pérdida, la obsesión, el deseo. Historias contadas por mujeres, recitando cuanto las mueve: las diez fotógrafas narran lo que les es más cercano, sus álter egos. Desde un punto de vista formal esta visión se corresponde con tratamientos casi en exclusiva, primeros planos, al margen de planos generales esporádicos y poéticos de la ciudad, el cielo o el campo, concuerda todo de un modo idóneo con su temática. La identidad femenina se despliega en miradas y cuerpos, en cuerpos que son miradas. Ciertamente, no son personajes: son facetas de algo que se fuerza hacia una identidad recortada contra la frustración, identidad encerrada en un espacio que deviene metáfora: la intimidad. En estas fotografías no se habla de la libertad física de la mujer, sí de un mirar al pasado, al interior, de cuando se está contra las cuerdas. En Lo que me habita, la estética, la obra entera, parece decir: este es el cuerpo padecido, el resto corporal de ese misterio inaccesible que es la intimidad.

Compartir
Artículo anteriorIr al teatro contribuye a la salud
Artículo siguienteTabasqueñas presentan las fotos que las habitan
Verónica Sánchez Marín (Villahermosa, 1980). Crítica de cine para las revistas Chilango, Time Out México, EnFilme, Algarabia, Bunker Pop, Cine Premiere, y actualmente es la editora en jefe de la página de cine Rotten Tomatoes Latam. En 2009 fue ganadora del Premio de la Feria Tabasco 2009 en la categoría de poesía, y en 2010 fue galardonada con el Premio Tabasco de Poesía José Carlos Becerra 2010. Trabajo suyo puede encontrarse en los libros Mujeres Poetas en el País de las Nubes. Antología de Poesía (Instituto de Cultura del Gobierno de Oaxaca, 2008); Lo que diga el poeta. Antología de ensayos sobre Carlos Pellicer (Gobierno municipal del Centro, 2007); Nueva Antología de Poetas Tabasqueños, Tomo III (Universidad Juárez Autónoma de Tabasco, 2006); Con ojos de duende. Antología de cuentos infantiles (PACMYC/CONACULTA, 2005). En las publicaciones Periódico de Poesía y Punto de Partida. Es autora del libro de poesía Estación abierta (Instituto Estatal de Cultura de Tabasco, 2011).