12 de junio  El maestro Gerardo Rivera, historiador de la literatura tabasqueña, siguiendo la tradición literaria latinoamericana construye un poemario donde la ciudad es tema y pretexto para hablar de muchas cosas, dejando de manifiesto que la ciudad también es la memoria de nosotros mismos.

Veinte poemas para la mujer

que oyó mi primer grito pero no estará en el último

 Gerardo Rivera

XVIII

Madre ciudad: hubiera querido contarte historias menos tristes

eventos inolvidables

irnos juntos a caminar sin bastones

ni bufandas ni medicamento

a recoger estrellas en las fuentes

a entabillar esperanzas abandonadas en la noche

a escribir en los muros nuestra felicidad

decirle a Dios que no se preocupe por nosotros

que estamos bien

que vaya a otro país donde hay pobres de verdad.

XIX

Pero no.

Extraviamos el elixir de no envejecer

se nos metió la noche en el alma y el cuerpo.

Dejo en casa una pena y encuentro otra en el café.

Abriré un archivo para esconder mis historias con

            todo y el sonido de la mujer que no fue mía,

con un cenicero vacío para fumarla entera, sin prisa,

en este poco tiempo que me queda.

XX

Ciudad protectora de los rayos de mi infancia

ciudad del brazo mío, del de todos,

ciudad y viento sobre mi pelo rebelde

pueblo de mis cenizas, dueño de mis primeros pasos,

de mis noches de alcohol y la primera mujer

barrio imposeíble en el que había que ser fuerte

calles de pobres y ricos:

te canto de memoria, te vivo de prisa,

ciudad que un día, de pronto, como el hijo que se hace grande,

si ya no puedo ablandarte con boleros

te canto a la puerta de otras ciudades.

Tomado de: Soy un ciego cojo dando palos en la misma ciudad donde todo se me pierde. UJAT. 2004

Compartir
Artículo anteriorLa casa que resguarda vestigios de la cultura indígena y campesina
Artículo siguienteVillahermosa, 100 Años
Luis Acopa. Nació vivo en Villahermosa, Tabasco. Estudió la Licenciatura en Historia y la Maestría en Ciencias Sociales en la UJAT. Presentador, moderador y encarretador de almas para proyectos literarios de investigación ortodoxa y experimental. Compilador y autor de Érase una vez un cuento. Compendio general del cuento en Tabasco, tomo I y II, trabajo que reúne por vez primera el acervo narrativo en el Estado. Desde 2005, labora para el Fondo Editorial Universitario, adscrito a la Dirección de Difusión Cultural, donde ha editado más de 100 libros académicos, literarios y de arte. Actualmente es Jefe del Departamento Editorial Cultural y Profesor del Centro de Desarrollo de las de la UJAT.