¿Qué Madres Celebramos Hoy?

Hoy 10 de Mayo

0
204
Día de las madres, memegrafía de M. Ángel Córdova L
Día de las madres, memegrafía de M. Ángel Córdova L
Breve historia del Día de las Madres

Ángel Córdova L/Juan de Jesús López.- ¿Que qué madres celebramos hoy? Por supuesto que cada quien la suya, la mía, las nuestras, la de todos los que aún tenemos… pero también la de aquéllos que ya la vieron partir a una mejor dimensión que ésta. Y estoy seguro que no faltará quien finja demencia y quiera colarse en la celebración, a sabiendas de que nunca ha tenido el motivo necesario, ¡Usted ha de conocer alguien así!

Ahora bien, al margen de ello y contra lo que pudiera pensarse, la celebración del Día de las Madres no es tan novedosa. Sus orígenes se remontan a la antigua Grecia, aunque los honores no se rendían a ninguna mortal, sino a Rhea, madre de Zeus, Poseidón y Hades.

Los romanos, que le pusieron “papel carbón” a casi todo lo que los griegos hacían, también les copiaron la celebración, con el nombre de Hilaria, y tenía lugar del 15 al 17 de marzo con la realización de ofrendas.

Más tarde, el catolicismo le dio un giro a la celebración, para dedicarla a la virgen María, madre de Jesús, fijada en su santoral el 08 de diciembre, como fiesta de la Inmaculada Concepción, y que los católicos adoptaron inicialmente para celebrar el Día de la Madre.

Las primeras celebraciones modernas

Hacia el Siglo XVII, en Inglaterra, los fieles tenían una fiesta igualmente relacionada con la Virgen María, que denominaban Domingo de las Madres. Esta celebración ya se aproximaba más a la actual, porque los niños acudían a misa y regresaban a casa con regalos para sus mamás. Como muchos trabajaban para gente acaudalada, los patrones les daban el día libre ese domingo, para visitar a sus familias.

Ya en el Siglo XIX, la idea de formalizar y extender la celebración generó algunas propuestas, pero no soportaron el paso del tiempo.

En 1870, por ejemplo, la poetisa y activista Julia Ward Howe escribió la “Proclama del Día de la Madre”, que incluía un apasionado llamado a la paz y el desarme, y le dedicó dos años de esfuerzos para la realización de un congreso de esta naturaleza, sin conseguirlo.

Lo que sí logró fue que, en 1873, mujeres provenientes de 18 ciudades estadounidenses realizaran una reunión del Día de la Madre. La celebración, llevada a cabo en Boston, se mantuvo vigente durante una década más, pero el paso del tiempo apagó los festejos, hasta que dejaron de llevarse a cabo, y Howe buscó otras vías para luchar por los derechos de las mujeres y la paz.

La creadora de la celebración

Fue hasta el 12 de mayo de 1907 cuando Ann Marie Reeves Jarvis, una mujer de Filadelfia, Estados Unidos, muy agradecida por todos los cuidados y cariño que le había prodigado su madre, fallecida dos años atrás. Así, se reunió con un grupo de amigos y les planteó el reto de lograr el establecimiento de una fecha para la celebración.

La idea cayó en terreno fértil y a partir de ese momento comenzó una campaña para hacer que las autoridades accedieran a su petición. Amigos, vecinos y conocidos se sumaron poco a poco al movimiento, y propagaron la idea en sus comunidades a través de folletos y artículos publicados en periódicos locales.

Como resultado, el 10 de mayo de 1908, se celebró la primera ceremonia (no oficial) para conmemorar a las madres, en una iglesia metodista de Grafton, Virginia, con la asistencia de 407 mamás, acompañadas de sus familias.

En la ceremonia, Ann Jarvis obsequió a cada madre presente un clavel, que era la flor favorita de su madre, y desde entonces, se tomó como representativo de este día en Estados Unidos.

Sin embargo, a pesar del éxito social, las autoridades no mostraron entusiasmo por que el Día de las Madres fuera una celebración oficial. La Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó la iniciativa casi de inmediato, pero el Senado, como suele ocurrir, archivó la resolución y no concluyó el trámite.

Esto no le restó ánimos a Jarvis y sus colaboradores, quienes recorrieron el país entero para compartir la idea y platicar con personas influyentes, personalmente o a través del correo (postal, por supuesto).

Pronto, había personas de todos los estratos sociales, legisladores, gobernadores, gente de los medios y hasta líderes religiosos, presionando al Senado para lograr la aprobación de la iniciativa.

Finalmente, la presión dio resultado y el 10 de mayo de 1913, el Senado emitió la resolución. Así, el Presidente Woodrow Wilson decretó, el 08 de mayo de 1914, que el día de las Madres se celebraría cada año en Estados Unidos, el segundo domingo de mayo.

El éxito de la gestión de Jarvis motivó la imitación en Europa y casi 40 países de todo el mundo se sumaron a la celebración, aunque hubo variaciones en la fecha asignada.

En México, prensa y periodistas, políticos e iglesias tras el festejo

En nuestro país, la fecha fue celebrada nueve años después, en 1922, y la impulsaron figuras prominentes de la política, la iglesia y el fundador del periódico más influyente de la época que Rafael Alducin.

De acuerdo con diversas notas e investigadores, fue el periódico Excélsior, con el respaldo del Arzobispado en México, del secretario de Educación José Vasconcelos y algunos empresarios, propone y establece que el 10 de mayo sea “consagrado por los hijos a enaltecer en vida o en memoria a quienes le dieron ser”.

“Excélsior lanza la idea de que se consagre la fecha mencionada -diez de mayo- de una manera especial apra rendir un homenaje de afecto y respeto a la madre; y pide la colaboración de sus colegas y del público para realizar ese levantado propósito”. El primero de mayo, este diario hizo incluso recomendaciones de regalos para las mamás.

La convocatoria fue bien recibida no sólo por los lectores de esta casa editorial, sino también por el entonces presidente de la República, Álvaro Obregón, y todas las fuerzas políticas.

El mismo diario, relataba el 11 de mayo: “Durante el día se hizo verdadero derroche de flores, pues no había una sola persona que no llevara un ramo en las manos, o una flor en el ojal, significando así su homenaje a las madres mexicanas”, se relató entonces.

Un año después, dice la crónica que retoma el diario: El papa Pío XI dio su respaldo al fundador de esta publicación, Rafael Alducin, promotor de la idea, en un encuentro que tuvieron en Roma en 1923.

Con esta celebración, México copia a su cultura una fecha internacional a la que pone sus cualidades, pero que evidencia dos cosas: la poderosa relación entre medios, periodistas y el poder político para ejercer influencia, imponer o “sembrar” una idea en la conciencia colectiva.

A México, se sumaron otros nueve países como Guatemala, El Salvador, Qatar, Emiratos Árabes Unidos, Omán, India, Pakistán, Malasia y Singapur, el Día de las Madres se celebra el 10 de Mayo, pero 34 más, encabezados por Estados Unidos, mantienen la fecha móvil, conforme la resolución del Senado estadounidense, el segundo domingo de mayo.

Otros 45 países celebran a las madres en fechas diferentes. De todos modos, y de manera oficial, son 89 las naciones que rinden tributo a la madre.

Lo triste del caso es que, como también suele suceder, una celebración nacida del amor y el reconocimiento, se haya materializado por el interés comercial. ¿Y Usted, va a regalar afecto o a comprarlo?

Compartir
Artículo anteriorSomos asuntos de muchísimas madres
Artículo siguienteÚltimos días para quienes desean publicar un libro
Puntodereunión (Enero de 2016) es una revista cultural en línea que concentra su atención periodística en el encuentro contemporáneo entre las culturas, las ideas, el arte y la ciencia en el Tabasco y el Sureste. En sus temas -dentro de lo posible y según sus posibilidades- se pepena la inmediatez viral en la redes sociales, se da cuenta del diarismo de la agenda cultural según lo dictan la actividad de las instituciones y organismos alternativos, y el periodismo cultural entendido como actividad reflexiva, como investigación y diálogo que toma su tiempo y distancia. En resumen, periodismo cultural como punto de reunión propuesto para pensar con emergencia lo que acontece pero también para la convivencia entre las distintas prácticas culturales.