El cambio global es el conjunto de cambios ecológicos, ambientales y sociales que condicionan el funcionamiento de la ecosfera. No es la suma de muchos cambios locales; es el resultado de la interacción de todos esos pequeños cambios, que nos han conducido a la crisis ambiental actual. Y ésta, es el resultado de haber utilizado durante los últimos siglos un Modelo de gestión que ha distorsionado nuestra visión de la realidad. Nació en el campo científico, pero ha sido manipulado por el mercado, para convertirlo en una cosmovisión general. Este Modelo, afecta nuestras actitudes, valores, capacidad de soñar, la manera de relacionarnos con la naturaleza y de distribuir la riqueza. También, nuestra capacidad de imaginar que podemos tener otros mundos posibles, con otras maneras de mirar y pensar.

 

María Novo. Ciencia y Arte ante el cambio global, foto de autor desconocido
María Novo. Ciencia y Arte ante el cambio global, foto de autor desconocido
María Novo propone cómo la ciencia y el arte pueden contribuir a una nueva mirada sobre el mundo, para enfrentar los retos del nuevo milenio, integrando el conocimiento, la información y saberes, desde muy diversos ámbitos del quehacer humano. Esto es: Interpretar el Cambio global y aprender a situarnos en él. La ciencia clásica se fundamenta en la objetividad, principios y leyes, la inteligibilidad de los sistemas y la dialéctica. Pero no nos enseña valores. El arte es otra forma de conocimiento, complementaria, que se basa en la intuición y en la convicción de que se pueden captar, expresar, imaginar y comunicar complejidades ininteligibles desde el punto de vista científico. No intenta reducir la complejidad, la acepta. La ciencia creció vinculada a la filosofía, a la belleza, la razón, el determinismo y el reduccionismo. Sus principios eran muy funcionales para ciertas ideologías, jerarquizar, por ejemplo. Así, ése modelo que estaba pensado para resolver problemas que se pueden simplificar, empieza a invadir terrenos que no le eran propios, expulsa lo que le estorba: el Sujeto, la ética, la estética, los sentimientos, los valores. Es decir, este conocimiento empieza a ser utilizado o legitimado como una visión general para interpretar los fenómenos de la vida, altamente complejos. Y se convirtió en dañino para la naturaleza y los seres humanos, porque ha invadido terrenos que no le son propios. Ha creado barreras artificiales entre la naturaleza y los seres humanos, entre la mente y el cuerpo, la razón y los sentimientos, la intuición y el conocimiento racional. También entre occidente y el resto del planeta. Con ello, el desarrollo se ve como una reproducción de occidente. Si queremos avanzar debemos corregir esa visión a través del diálogo con el arte, la ética, las culturas autóctonas. Se deben unir hechos y valores, ciencia y ética.
La ponente concluye haciendo énfasis en que la ciencia tiene la capacidad de revolucionarse. La naturaleza opera más como un artista que como un ingeniero. Por eso requiere una actitud artística para comprenderla. Tiene, la nueva ciencia, un gran momento artístico, como cuando el científico formula una hipótesis. En ese momento está imaginando cómo las cosas pueden ser de otra manera; es decir, está haciendo un acto artístico. Este paradigma post cartesiano es una quiebra, no un castigo, ni un correctivo. Tenemos que caminar hacia el reconocimiento de los límites de la naturaleza. En ella hay umbrales de cambio que ya hemos sobrepasado. Ya entramos en riesgo de colapso, por ejemplo: El cambio climático. Debemos aceptar los límites de nuestro propio conocimiento: Aceptar que la mayor certidumbre que tenemos es la de la imposibilidad de eliminar ciertas incertidumbres. ¿Cómo se puede crecer sin alterar, hasta dónde, cada ecosistema? Pasar de las preguntas de la economía clásica como ¿cómo incrementar el PIB? a ¿cómo crecer respetando los límites de la naturaleza?, ¿cómo distribuir los recursos, de manera equitativa, globalmente? Pasar del etnocentrismo del conocimiento de la tecno ciencia occidental a la aceptación de la validez de otros tipos de saberes que han existido desde hace siglos y que sí han vivido sustentablemente. Tenemos instrumentos conceptuales, éticos, artísticos parta reorientar nuestras trayectorias para hacer de nuestro mundo, de nuestros mundos, lugares de encuentro, de celebración de la vida, de consciencia científica y artística. Situados ahí, el cambio global se nos presenta como una oportunidad que también es la de nuestro propio cambio personal y colectivo.

 

Referencia

Universidad Internacional de Andalucía. (2008). María Novo. Ciencia y Arte ante el cambio global. Primer Foro Internacional Saberes para el cambio. [Archivo de Video]. Recuperado de http://blip.tv/universidad-internacional-de-andalucia/maria-novo-ciencia-y-arte-ante-el-cambio-global-primer-foro-int-saberes-para-el-cambio-690352

*María C. Novo Villaverde, es la Directora de la Cátedra UNESCO de Educación   Ambiental y Desarrollo Sostenible.  Miembro de la Asociación de Mujeres Investigadoras y Tecnólogas (AMIT).

 

 

Compartir
Artículo anteriorEl procer lírifórico sufriendo un ataque Changoperruno…!!
Artículo siguienteEl otro secreto
Graciela Beauregard Solís es licenciada en Biología por UJAT, maestra en Museología por la Universidad de Leicester, Reino Unido en 1997. Ha sido directora del Parque-Museo de La Venta (1989-1991), del Museo de Historia Natural José Narciso Rovirosa Andrade (1998 y 2007) y Directora de Patrimonio Cultural del Gobierno del Estado (2003-2006); y desde el año 1997, es Profesora-Investigadora de Tiempo Completo de la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco, en la División Académica de Ciencias Biológicas. A lo largo de más de 20 años, su práctica docente y proyectos de investigación, los ha realizado en los museos, mercados y parques públicos, cuyo objetivo es la divulgación del conocimiento de la biodiversidad y su uso sustentable. Es miembro fundador y actual del Sistema Estatal de Investigadores. Actualmente participa como colaboradora en proyectos de investigación relacionados con la Educación para una Cultura ambiental y está cursando su doctorado en Educación en el Colegio Abraham S. Fischler en la Nova Southeastern University, en Fort Lauderdale, Florida.