La educación sentimental popular y literaria, incluso el cine y sobre todo la televisión, nos dicen que el corazón es el símbolo mundial por excelencia para el amor por que sus asuntos acontecen a la altura del pecho, por el lado del cardio. Pero la ciencia, nos dice que no, que eso que llaman amor sucede en el cerebro y se trata de un proceso neuroquímico que tiene que ver con la Dopamina. Así lo afirma el doctor en neurofisiología Eduardo Calixto González quien señala que ese “flechazo” con el que nos enamoremos de una persona llega en realidad por la nariz y la excitación que causa tiene fecha de caducidad: tres años, debido a la disminución gradual de esa hormona neurotrasmisora.

De acuerdo con el especialista el enamoramiento es una liberación masiva de Dopamina en el núcleo accumbens, que ocasiona una disminución de la activación en la corteza prefrontal relacionada con el razonamiento, es por ello que durante este proceso se borran los aspectos negativos de la persona que nos gusta.

Y como la energía, la pasión amorosa no muere, se transforma: “Después de tres años el cerebro se adapta a la persona y se enamora, es decir, acepta sus defectos y busca mantenerla cerca, o bien, elige buscar a otro individuo que le ayude a liberar dopamina”.

De acuerdo con lo que señala la Agencia Informativa Conacyt, el neurofisiólogo estudia desde hace diez años los cambios en neurotransmisores involucrados en los procesos conductuales en el Departamento de Neurobiología del Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente Muñiz (INPRFM). Dentro de una de sus líneas de investigación se encuentra el inicio, proyección y mantenimiento de las conductas del ser humano implicadas en algunas adicciones, entre ellas los procesos conductuales relacionados con el enamoramiento.

El doctor en neurofisiología Eduardo Calixto González es algo así como un anti cupido, al menos de ese que celebra el lugar común y tanto aprovecha la mercadotecnia para el famosísimo Día del Amor y la Amistad con sus clichés como el color rojo, porque más que oponerse al amor explica qué es lo que pasa y dónde pasa realmente eso que “nos hace perder la cabeza y convierte – a los hombres-en estúpidos” de dos patas, muchas veces sin saber del todo la razón.

Justo antes de que hiciera su llegada el mes del amor y preámbulo de la primavera, que este año trajo días muy fríos, el especialista y divulgador científico vino a Tabasco auspiciado por el Consejo de Ciencia choco (CCYTET) para ofrecer en el Teatro Esperanza Iris una conferencia sobre el amor y el desamor en el cerebro. Su presencia en el máximo escenario estatal fue un largo monólogo-científico de más de hora y media ante un público que disfrutó de la ciencia puesta así, con humor y mucha ciencia, sobre un tema tan cotidiano en la vida: el amor.

Señaló que en ese “mounstruo” amoroso hecho con dos personas gracias a la emoción máxima y la química, el más poderoso es la mujer pues la naturaleza la dotó con cualidades impresionantes en su cerebro, por ejemplo, la comunicación entre las neuronas de su masa gris son más rápidas y tiene más desarrolladas sus capacidades como soportar el dolor, el desarrollo del olfato.

Foto de América Rocío
Foto de América Rocío

“Cuando una mujer huele a un hombre, le puede resultar atractivo, porque puede decir que los genes del individuo no son iguales a los suyos, es por eso que aun teniendo a un hermano o pariente físicamente atractivo se da el rechazo de consanguinidad. En todos estos procesos hombres y mujeres nos enamoramos de diferentes formas”.

Por medio de la proteína complejo mayor de histocompatibilidad o también llamada antígenos leucocitarios, dijo, las mujeres pueden presentar frecuentemente eventos neurobiológicos para seleccionar a sus parejas y mantenerlos cerca de ellas.

“Las mujeres tienen más grande el hipocampo (estructura especializada para la memoria y el aprendizaje), madura más rápido y tiene ambos hemisferios mejor conectados. El cuerpo calloso, estructura con la que se conectan los dos hemisferios, es hasta 25 por ciento más grande en ellas, lo que significa que integra un hemisferio cerebral izquierdo subjetivo y analítico, en tanto su hemisferio derecho es creativo y organizacional”.

“El hemisferio izquierdo tiene dos estructuras cerebrales: área de Broca y área de Wernicke, la mujer tiene mayor densidad neuronal en estas dos áreas, las cuales le permiten identificar y estructurar mejor el lenguaje. Todos estos elementos participan en cómo se escoge una pareja, cómo se convive con ella y cómo es el proceso en estas etapas. Nos damos cuenta que las hormonas participan para bien o para mal en la función del cerebro y la conducta”.

A diferencia de las mujeres quienes realizan evaluaciones biológicas, psicológicas y sociales para escoger pareja, los varones valoran a través del contacto visual.

“Al cerebro humano le encanta la simetría facial. A nivel biológico el varón procura detectar a mujeres jóvenes con senos grandes y caderas anchas, que otorgan ácidos grasos que ayudan a la formación del cerebro, y tiene la probabilidad de generar hijos más inteligentes. Los hombres evalúan en cuestión de ocho segundos a 12 minutos el proceso, que puede cambiar de acuerdo con los aspectos culturales. Valoran según el proceso visual dopaminérgico”, afirmó el especialista.

La respuesta y el entusiasmo juvenil hizo que, al final de la conferencia del Dr. Eduardo Calixto González, la directora del CCYTET Mirna Villanueva Guevara, prometiera subir dentro de poco el video completo para volver a disfrutarlo. Aún no lo han cumplido, esperemos que los entusiastas no los alcance el Día del Desamor que ilustró el científico.

(Agencia Informativa Conacyt/nota de Carmen Báez. Para leer más, aquí http://conacytprensa.mx/index.php/ciencia/salud/5152-el-proceso-bioquimico-del-enamoramiento-nota?utm_source=newsletter_2553&utm_medium=email&utm_campaign=conacyt-newsletter-87-2016)

Compartir
Artículo anteriorTiresias: No se engañen, la mujer tiene más placer sexual que el hombre
Artículo siguientePellicer para el día del amor y la amistad
Juan de Jesús López es escritor, periodista y fotógrafo nacido en Cárdenas, Tab., México (27 de marzo de 1967). Tiene publicado los libros de poesía Turuntuneando (UJAT/2005), de fotografía Ruega por nosotros (UJAT/2011), y de ensayo La fabulación del trópico en ruinas. Tres poetas en Tabasco (por aparecer bajo el sello del IEC/2017). Como escritor, su formación la inició en los talleres literarios de Tabasco y la continuó en el Diplomado de Literatura de la UJAT (UJAT-Sociedad de Escritores de Tabasco 1998). Sus trabajos literarios, ensayísticos y periodísticos aparecen en revistas y antologías literarias: José Carlos Becerra. Los signos de la búsqueda (CONACULTA/ UJAT/ 2002), Cartonistas de indias y poetas (IV Comité Regional de la CONALMEX/UNESCO/ 2002), Férido Castillo. Surco a la luz (UJAT/ 2003), Bajo la mirada de la ceiba. Artistas plásticos de Tabasco (UJAT/ 2006), Lengua de trapo. Doce relatos políticos jamás leídos en Tabasco (PACMYC/ 2006) Erase una vez un cuento. Compendio General del Cuento en Tabasco II (PACMYC/ 2010), Mujeres de miel (Gobierno del Estado/ IEC/ 2010), La importancia de llamarse Gabriela (Arqueros del viento/ 2012). Por el lado de la creación fotográfica sus estudios formales los inició en el Diplomado de Fotografía de la UJAT (UJAT 2008) y los continuó en el Diplomado de Fotografía del Centro de la Imagen de Tabasco (CONACULTA-IEC 2011). Ha participado en varias exposiciones colectivas entre las que destacan: Intromisiones (CCV/2007), Expresiones encontradas (Instituto Juárez/ UJAT/ 2009), Revolucionarios de hoy (Instituto Juárez/ UJAT/ 2010), 11/20 Muestra de fotografía contemporánea tabasqueña (Instituto Juárez/ UJAT/ 2011) y Refugio de luz. Muestra de fotografía estenopeica (Refugio de la luna/2012). En el 2012 fue seleccionado para la exposición colectiva itinerante Arte Visual 15 que recorrió su estado natal, también integró en las muestras colectivas Identidades. Intercambio de Artes Visuales Tabasco-Cuba (en 2013), y Fotografía Contemporánea F4CTORES (en 2014), ambas preparadas por la UJAT. En 2016 fue seleccionado con su políptico Cuando ocurre lo que mira el que vive. Petrofabulaciones, en el 4to Encuentro Contemporáneo de Artes Plásticas Sur-Sureste (Secretaría de Cultura Federal/IEC, 2016) Actualmente, realiza una investigación sobre la historia de la fotografía en Tabasco que se titula Miraoyo, apuntes para una cronología de la fotografía en Tabasco. En el diarismo cultural ha colaborado en las revistas culturales CasatomadA, Lunes Especial, Tierra Adentro, Gaceta Universitaria de la UJAT, Presencia, Signos de la UPCh, y en periódicos villahermosinos como El Sureste de Tabasco, Milenio Tabasco, Diario de Tabasco y Liberación Tabasco. Sus primeras colaboraciones aparecieron en la primer revista literaria creada en Tabasco en 1997: CasatomadA, y en 2015 funda y dirige la revista cultural en línea puntodereunion.com.mx En 2017, cumplió 20 años de trabajo en el oficio del periodismo cultural y medio siglo de vida, pero eso, ya es otro asunto.