Literatura y Ciencia, actos creativos gemelos

0
251

 

El Ensayo es junto con la “Traducción” de los géneros menos frecuentados en la literatura tabasqueña. Se puede decir en el caso del primero que apenas hizo aparición en los territorios de aluvión pelliceriano hacia finales del siglo 20 con aquel título emblemático: Circaria, de Miguel Ángel Ruiz Magdónel, al que se sumaron algunos colectivos más sobre Becerra, Pellicer y Gorostiza. Pero libros individuales de ensayos, pocos.

El título más reciente en este oficio textual que está a medio camino de la creación y la reflexión es Los senderos del infinito de  Isidoro Villator. El libro reúne una colección de textos que plantean la convivente relación entre la literatura y la ciencia -ya sea porque los científicos pasan a ser personajes o porque la poesía comparte rasgos conceptuales.

En tanto el impreso encuentra poco a poco lectores y hace diálogo, podemos adelantar que su autor, Isidoro Villator (Villahermosa, Tabasco, 29 de diciembre de 1959) es Ingeniero Electricista por la UJAT y Profesor Investigador en esa misma casa de estudios. Inició su carrera literaria con el libro de poemas “La piel de cristal” publicado en 1999 por la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco (UJAT). A la fecha, tras 16 años de trabajo acumula tres poemarios, junto al que ya se mencionó, están: Espiral de polvo humano (2004) y Poemas de hombres cotidianos (2005), además, tres libros de ensayos. De estos, el último se titula “Los senderos del infinito” impreso bajo el sello de la Máxima Casa de Estudios de Tabasco.

En este último volumen Villator reúne diez ensayos que resultan una visita guiada por los libros que tienen como tema los problemas y personajes de la ciencia: la novela de Jorge Volpi “En busca Klinsorg”, el cuento “El jardín de los senderos que se bifurcan” de Jorge Luis Borges, el clásico “Un mundo feliz” de Aldous Huyley, la novela más bien desconocida “Bouvard et Pécuchet” de Gustave Flaubert y la obra de teatro que el dramaturgo alemán Bertolt Brecht dedicara al científico Galileo Galilei y lleva su nombre. Por mencionar algunos.

Es una extensa reflexión sobre la idea de que la literatura es un acto creativo estético del que también se pueden encontrar funciones extraliterarias como la formación en distintas áreas del conocimiento, la filosofía y la ciencia misma, por ejemplo. La literatura y la ciencia son actos creativos gemelos, el lenguaje poético es cercano en su depuración a la abstracción matemática, asegura el catedrático de la UJAT.

Sobre su impreso el propio autor ha dicho que sus ensayos son para los jóvenes, en especial para aquellos que están estudiando ciencia, a quienes lo propone como una manera de acercarse a la ciencia viviéndola desde el placer de la literatura, de las historias que parecieran ficticias pero hablan de nuestra realidad.

“Un joven aspirante a científico no puede ser ajeno a la literatura porque ella es parte de la vida del mismo modo que un joven lector no se puede quedar solamente con la lectura placentera, tiene que buscar otras perspectivas de lecturas.

“En el último ensayo invierto las cosas. Está dedicado al texto científico ‘Un universo elegante’ que habla sobre la teoría de las cuerdas y en el analizo cómo un científico recurre al lenguaje literario para explicar su tema científico, porque para mí, hay libros de ciencia que parecen un libro de ficción”.

El conjunto surgió, a dicho en alguna de sus múltiples presentaciones, del interés de ir más allá del acto creativo, hacia una funcionalidad social y relación de lenguaje con otras áreas del conocimiento. Y es que, un poema se goza pero también se piensa, y en contrario, la literatura conttribuye a que los aspirantes a científicos no se alejen de lo humano.

Compartir
Artículo anteriorUna ventana para mirar al mar
Artículo siguienteHistoria de Napoleón
Juan de Jesús López es escritor, periodista y fotógrafo nacido en Cárdenas, Tab., México (27 de marzo de 1967). Tiene publicado los libros de poesía Turuntuneando (UJAT/2005), de fotografía Ruega por nosotros (UJAT/2011), y de ensayo La fabulación del trópico en ruinas. Tres poetas en Tabasco (por aparecer bajo el sello del IEC/2017). Como escritor, su formación la inició en los talleres literarios de Tabasco y la continuó en el Diplomado de Literatura de la UJAT (UJAT-Sociedad de Escritores de Tabasco 1998). Sus trabajos literarios, ensayísticos y periodísticos aparecen en revistas y antologías literarias: José Carlos Becerra. Los signos de la búsqueda (CONACULTA/ UJAT/ 2002), Cartonistas de indias y poetas (IV Comité Regional de la CONALMEX/UNESCO/ 2002), Férido Castillo. Surco a la luz (UJAT/ 2003), Bajo la mirada de la ceiba. Artistas plásticos de Tabasco (UJAT/ 2006), Lengua de trapo. Doce relatos políticos jamás leídos en Tabasco (PACMYC/ 2006) Erase una vez un cuento. Compendio General del Cuento en Tabasco II (PACMYC/ 2010), Mujeres de miel (Gobierno del Estado/ IEC/ 2010), La importancia de llamarse Gabriela (Arqueros del viento/ 2012). Por el lado de la creación fotográfica sus estudios formales los inició en el Diplomado de Fotografía de la UJAT (UJAT 2008) y los continuó en el Diplomado de Fotografía del Centro de la Imagen de Tabasco (CONACULTA-IEC 2011). Ha participado en varias exposiciones colectivas entre las que destacan: Intromisiones (CCV/2007), Expresiones encontradas (Instituto Juárez/ UJAT/ 2009), Revolucionarios de hoy (Instituto Juárez/ UJAT/ 2010), 11/20 Muestra de fotografía contemporánea tabasqueña (Instituto Juárez/ UJAT/ 2011) y Refugio de luz. Muestra de fotografía estenopeica (Refugio de la luna/2012). En el 2012 fue seleccionado para la exposición colectiva itinerante Arte Visual 15 que recorrió su estado natal, también integró en las muestras colectivas Identidades. Intercambio de Artes Visuales Tabasco-Cuba (en 2013), y Fotografía Contemporánea F4CTORES (en 2014), ambas preparadas por la UJAT. En 2016 fue seleccionado con su políptico Cuando ocurre lo que mira el que vive. Petrofabulaciones, en el 4to Encuentro Contemporáneo de Artes Plásticas Sur-Sureste (Secretaría de Cultura Federal/IEC, 2016) Actualmente, realiza una investigación sobre la historia de la fotografía en Tabasco que se titula Miraoyo, apuntes para una cronología de la fotografía en Tabasco. En el diarismo cultural ha colaborado en las revistas culturales CasatomadA, Lunes Especial, Tierra Adentro, Gaceta Universitaria de la UJAT, Presencia, Signos de la UPCh, y en periódicos villahermosinos como El Sureste de Tabasco, Milenio Tabasco, Diario de Tabasco y Liberación Tabasco. Sus primeras colaboraciones aparecieron en la primer revista literaria creada en Tabasco en 1997: CasatomadA, y en 2015 funda y dirige la revista cultural en línea puntodereunion.com.mx En 2017, cumplió 20 años de trabajo en el oficio del periodismo cultural y medio siglo de vida, pero eso, ya es otro asunto.