La magia del teatro

El teatro es la poesía que se levanta del libro y se hace humana.
Y al hacerse; habla y grita, llora y se desespera.
Federico García Lorca

Primera de 4

El arte, la ciencia, la tecnología y la luz que irradian en la actuación los personajes teatrales, dan una nueva herramienta educativa. Puede parecer pretencioso y hasta ambicioso decir que después de cerca de tres mil años de vigencia, se considere al teatro como una innovación en la formación integral de los jóvenes estudiantes; sin embargo, ese es el reto para la Educación en nuestros días. Y es lo que me planteo con este proyecto que propone el teatro didáctico amateur, hecho por los propios jóvenes, como herramienta de divulgación científica. Hasta ahora el teatro escolar se vive como una experiencia de fin de curso. En las escuelas solamente se considera al teatro amateur como el broche de oro con que termina ciclo escolar. Con “El teatro didáctico. Una herramienta educativa, para la inclusión social y la divulgación científica” propongo que el teatro hecho, vivido, experimentado por los jóvenes debe ser parte de la vida escolar de tal manera que se convierta en el foco de nuestro quehacer educativo a lo largo de todo el año con cada nueva generación.

En estos tiempos tan poco generosos, tan poco dialogantes, con adolescentes hiperconectados pero que naufragan en la soledad, hay que proponerles estrategias que les permitan expresar no solo su mundo interior, sino que escuchen también los grandes problemas de la sociedad en la que vivimos. Uno de ellos es precisamente ese: “que no sabemos escuchar”. Tal vez hayamos generado esta sordera como refugio ante la invasión de mensajes que nos acosan continuamente. El abuso de medios audiovisuales si bien informa sus mentes, también deforma su expresividad.

El adolescente teleadicto de ahora no juega ni ríe ni compite con los demás: lo hace con y contra una máquina, contra el videojuego, contra el televisor, contra el celular quien le roba día a día cualquier indicio de expresividad y peor aún, de contacto humano, manteniéndolo inmerso en las redes sociales. Interactuando con gente que en muchas ocasiones ni siquiera es real o peor aun exponiéndose y poniéndose en manos de mercenarios inescrupulosos, de cazadores y vendedores virtuales. Ha dejado de ser un emisor de emociones para convertirse en un mero devorador de emociones, dependiente de la imagen sin contenido de valores y, tristemente, deja de lado su capacidad de receptor intelectual, crítico, de los conocimientos y las ideas naturales propias de su evolución.

Por ello propongo una actividad artística que respeta, propone, educa y eleva la expresividad de los educandos y que conjuga las siguientes postulados: saber escuchar, trabajar en equipo, exponer y proyectar emociones que emergen de un adolescente que busca desesperadamente ser escuchado; liberando y canalizando con esta actividad su energía y que al mismo tiempo le una autoestima que le permita vencer, librar y liberar todos las vicisitudes propias de su etapa adolescente que tanto le agobian como son sus inminentes cambios de humor, la timidez, la violencia injustificada hacia sí mismo y/o hacia los demás, la torpeza, el bajo rendimiento escolar, la pereza, el despiste, el atolondramiento, la inseguridad, la depresión, la angustia, el odio, la frustración, la intolerancia y la ansiedad por establecer su propia identidad o finalmente al miedo a no poder con todas las responsabilidades que se adjudican a esta caótica etapa y que los lleva a un fallido plan de vida; rompiendo con esto en muchas ocasiones con sus expectativas a largo plazo.

Con todo esto en mente y a partir de mi experiencia docente, integré a mis labores el trabajo del teatro escolar orientado a la divulgación científica, dentro de mi subsistema educativo Cecyte Tabasco, con alumnos de los seis semestres del Plantel 13 del poblado C-34 ubicado en el municipio de Huimanguillo. Desde el año 2011 hasta la presente fecha han venido trabajando generaciones de alumnos que a la fecha ya son egresados, y si bien nadie se ha dedicado a la actuación en forma profesional y/o particular, la esfuerzo que representó el trabajo de escenario fue relevante y significativo para su formación integral en su momento. Es en ese año en que surge este ambicioso pero noble proyecto que me ha dejado en lo personal, en lo profesional y a nivel escolar grandes satisfacciones y logros académicos, ya que ha marcado precedente en nuestro subsistema CECYTE de que se está aportando algo a la sociedad adolescente de nuestro estado. Si bien el impacto en la vida de los jóvenes no se puede cuantificar, el resultado de este esfuerzo se puede observar con la puesta en marcha de nuestra Compañía de Teatro, Máscaras y Fantasías que ha sido muy bien aceptada por las nuevas generaciones, que mantienen su compromiso de trabajo y se ven gratificados son éxitos en el ambiente escolar y la divulgación científica dentro y fuera del estado.

Compartir
Artículo anteriorFernando Nieto Cadena, en sus sesenta años
Artículo siguienteEl Campechano, más de dos décadas y tan vivo como siempre
Margarita Revilla es Psicóloga por la UNAL MX y Docente desde el 2005 en el Plantel # 13 del sistema educativo Cecyte Tabasco, ubicado en el poblado C-34 de Huimanguillo, municipio de Tabasco. Desde el año 2011 ha puesto en práctica con los jóvenes de aquella comunidad escolar su proyecto de teatro didáctico como herramienta de divulgación científica y toma de conciencia en torno a los problemas de salud sexual con obras como: “El Chapulin Sexual”, “Alicia en el País de las Enfermedades”, y, “La Chica de la Capa Roja”, ganadora del Concurso Estatal de Arte y Cultura Cecyte Tabasco 2015 y además representara a los Cecyte Tabasco en el Concurso Nacional de Arte y Cultura a celebrarse en febrero del 2016 en la ciudad de Tuxtla Gutiérrez Chiapas.